DASM Escuela de apologetica online

Banner dasm

RETP Apologetico en 7 minutos

 

 

MIRA VIDEOS GRATIS DE DEFENSA DE LA FE EN https://www.facebook.com/martinzavalapredicador/

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

22 de abril de 2022 - 12:38 PM

Redacción ACI Prensa

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO! Contáctanos por WhatsApp al + 1 602-295-9407 o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

El Vaticano finalizó la investigación sobre las denuncias contra el Cardenal Stanislaw Dziwisz por supuestamente no haber investigado los casos abuso sexual clerical cuando era Arzobispo de Cracovia, indicando que sus acciones fueron “correctas”.

 

“El análisis de la documentación recopilada permitió evaluar estas acciones del Cardenal Stanislaw Dziwisz como correctas y, por lo tanto, la Santa Sede decidió no continuar”, informó este 22 de abril la Nunciatura Apostólica en Polonia.

 

El Cardenal Dziwisz, de 82 años, fue Arzobispo de Cracovia de 2005 a 2016, después de trabajar más de tres décadas como secretario personal del Papa San Juan Pablo II. 

 

Según el comunicado de la Nunciatura, el Cardenal Angelo Bagnasco, Arzobispo Emérito de Génova, visitó Polonia del 17 al 26 de junio de 2021 para llevar a cabo una investigación en nombre de la Santa Sede.

 

El Cardenal Dziwisz declaró el 22 de abril que está “agradecido con la Sede Apostólica por haber juzgado el caso con justicia”. Dijo que el Cardenal Bagnasco “hizo todo lo posible para aclarar las alegaciones antes mencionadas, que son inmerecidas y dolorosas para mí”.

 

El cardenal polaco agregó que espera que la noticia “contribuya no solo a esclarecer el asunto, sino también a devolver la tranquilidad a todos aquellos que se han sentido afectados por las acusaciones que he enfrentado”.

 

“Aseguro a todos mi recuerdo en la oración”, afirmó, y dijo que está agradecido con quienes contribuyeron “a una respuesta responsable a las acusaciones formuladas contra mí durante mi tiempo como Arzobispo Metropolitano de Cracovia de 2005 a 2016”.

 

En noviembre de 2020 un programa de la televisión polaca TVN24 emitió las acusaciones contra el cardenal polaco, en vísperas de la publicación en el Vaticano del Informe McCarrick

 

El Cardenal Dziwisz dijo en 2020 que quería que las acusaciones fueran aclaradas.

 

La Iglesia Católica en Polonia ha estado sometiéndose a varias investigaciones sobre los casos de abuso sexual clerical. En 2019 el Episcopado presentó un informe que concluyó que 382 clérigos abusaron sexualmente de 624 personas entre 1990 y 2018.

 

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online DASM. Para más información comunícate por privado o por WhatsApp +1 602-295-9407 con uno de nuestros representantes quien te brindara toda la información que necesites al respecto, o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

Richbell Meléndez. Laico católico dedicado tiempo completo al apostolado de la Apologética y subdirector de la Escuela de Apologética Online DASM. 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Por: Dave Armstrong
Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO! Contáctanos por WhatsApp al + 1 602-295-9407 o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/
Nota preliminar: No digo que la “madre tierra” sea un dogma. Solo digo que es una expresión aceptable para que la usen los cristianos ya que los Padres la usaron.
Los antiguos paganos a menudo adoraban las cosas creadas en lugar del Creador (Romanos 1:25). Consideraron erróneamente elementos del mundo natural como "dioses" y "diosas" dignos de adoración divina. La tierra, por ejemplo, fue a menudo, aunque no siempre, personificada como una diosa. En cambio, a veces nos encontramos con un "dios de la tierra", como el antiguo egipcio Geb. Sin embargo, la idea de que la tierra era a la vez diosa y madre de todos los dioses y humanos era común en el mundo antiguo.
Muchos neopaganos modernos también consideran que la tierra es un aspecto de su “gran diosa”. Debido a esto, algunos católicos se sienten incómodos con la frase “madre tierra”. Les parece un concepto pagano, incompatible con el cristianismo.
Sin embargo, San Francisco de Asís usó esta misma frase en su Cántico del Hermano Sol: “Alabado seas, mi Señor, por nuestra Hermana, la Madre Tierra, que nos sostiene y gobierna, produciendo frutos variados con flores y hierbas de colores”.
¿Tenía razón el Poverello al llamar a nuestro planeta “madre tierra”? ¿Es posible una comprensión cristiana de la tierra como madre? Si es así, deberíamos encontrarlo en la Sagrada Escritura y en los escritos de los Padres de la Iglesia. ¿Hablan éstos alguna vez de la tierra como una “madre”?
La sorprendente respuesta es: ¡Sí! De hecho, las Sagradas Escrituras en realidad llaman a la tierra “la madre de todos”:
Siracidas / Eclesiastico 40,1 (Douay) Gran trabajo es creado para todos los hombres, y un yugo pesado está sobre los hijos de Adán, desde el día en que salen del vientre de su madre, hasta el día de su sepultura en la madre de todos.
Encontramos declaraciones similares en escritos patrísticos. Por ejemplo, San Basilio el Grande, Padre y Doctor de la Iglesia, escribe que la tierra es la madre de los árboles y plantas que de ella brotan:
La fertilidad de la tierra es su perfecto acabado; el crecimiento de toda clase de plantas, la brotación de árboles altos, tanto productivos como estériles, flores de olor dulce y de hermosos colores, y todo lo que, un poco más tarde, a la voz de Dios salió de la tierra para hermosearla, su Madre universal. ( Hexamerón , Homilía II)
San Agustín de Hipona, otro gran Padre y Doctor de la Iglesia, coincide:
Porque muchas cosas arrancadas de los árboles, o arrancadas de la tierra, son mejores en algún intervalo de tiempo antes de que las usemos como alimento, como los puerros y las escarolas, la lechuga, las uvas, las manzanas, los higos y algunas peras; y hay muchas otras cosas que toman mejor color cuando no se usan inmediatamente despues de ser arrancadas, ademas de ser mas sanas para el cuerpo, y mas finas de sabor al paladar. Pero estas cosas no deberían poseer todas estas excelentes y agradables cualidades, si, como dices, se vuelven más desprovistas de bien cuanto más tiempo se guardan después de la separación de su madre tierra. ( Sobre la Moral de los Maniqueos , par. 43)
En otro lugar, San Agustín escribe:
Es más, ni siquiera la tierra misma llamamos creadora, aunque parece ser la madre fecunda de todas las cosas a las que ayuda a germinar y brotar de la semilla, y que mantiene enraizadas en su propio pecho; porque también leemos: Dios le da el cuerpo, como le ha placido, ya cada simiente su propio cuerpo. (Ciudad de Dios, Libro XII, Cap. 25)
Su maestro, San Ambrosio de Milán, dice de la tierra: “Se puede ver a la madre de todos unas veces desfigurada con moho, otras desnuda de productos, otras verde y llena de flores, otras seca”. (Sobre la muerte de Sátiro, Libro II, par. 61)
El escritor cristiano primitivo Eusebio dice:
Habiendo ordenado esta tierra para que fuera a la vez el hogar, la nodriza y la madre de todas las criaturas que contiene, y la regó con lluvia y manantiales, (Dios) hizo que abundara en plantas y flores de todas las especies, para el disfrute de la vida. (Oración en Alabanza de Constantino, Cap. 6 Par 7).
En otro lugar, él llama a la tierra “el nutridor y la madre de todos” (Historia de la Iglesia, Libro IX, Cap. 7 par 8)
Sin embargo, los Padres de la Iglesia no limitaron la maternidad de la tierra al reino vegetal. Otro escritor cristiano primitivo, Tertuliano, se refiere a la tierra como la madre del cuerpo humano:
La carne también tiene sus salidas por un tiempo: en las aguas, en los fuegos, en las aves, en las bestias; puede parecer que se disuelve en ellos, pero sólo se vierte en ellos, como en vasijas. Y si los vasos mismos luego fallan en sostenerla, escapando incluso de estos, y regresando a su madre tierra, ella es absorbida una vez más, por así decirlo, por sus abrazos secretos... (Sobre la resurrección de la carne, Capítulo 63)
San Juan Crisóstomo, Padre y Doctor de la Iglesia Oriental, se hace eco de las palabras del Libro del Eclesiástico:
Porque las leyes de la naturaleza son comunes a todos los hombres, que el que parte de esta vida sea escondido en la tierra, y entregado para ser sepultado, y sea cubierto en el seno de la tierra, la madre de todos... ( Sobre San Babilas , 2)
San Ambrosio añade:
¿Y qué ejemplo más adecuado podemos tomar que el de nuestra madre común? Porque la tierra misma, de la que todos somos tomados, cuando no se labra y cultiva, parece desierta; y el campo muere para las vides u olivos con los que fue plantado, y sin embargo no pierde su propio poder nutritivo, que es, por así decirlo, su vida. ( Sobre el arrepentimiento, Libro I, Capítulo 17, párr. 96)
Y san Gregorio Nacianceno, otro Padre oriental y Doctor de la Iglesia, nos aconseja “…recorrer a lo largo y a lo ancho la tierra, madre común de todos…”. ( Segunda Oración Teológica, Oración 28, par. XXVII)
Claramente, los primeros cristianos, incluidos muchos Padres y Doctores de la Iglesia, llamaron a la tierra una “madre”. Eran todos cristianos devotos, no paganos; de hecho, expresan oposición a los dioses paganos ya la idolatría en otras partes de sus escritos. Sin embargo, aparentemente no consideraban la noción de “madre tierra” esencialmente pagana o incompatible con el cristianismo.
A los Padres de la Iglesia también les encantaba comparar el nacimiento milagroso de Cristo de Su Virgen Madre con la creación de Adán de la “tierra virgen”. La implicación es que la tierra era en cierto sentido la “madre” de Adán, análoga a la maternidad de María de Jesús. He aquí algunos ejemplos de esta comparación patrística:
Porque así como por la desobediencia de un hombre, que originalmente fue moldeado de tierra virgen, los muchos fueron hechos pecadores y perdieron la vida; así fue necesario que, por la obediencia de un hombre, que nació originalmente de una virgen, muchos fueran justificados y recibieran la salvación. (San Ireneo de Lyon, Contra las herejías, III, 18, 7)
Por lo que, de nuevo, David dijo que "el Señor reinaría desde el árbol": porque también en otra parte el profeta predice el fruto de este "árbol", diciendo: "La tierra ha dado sus bendiciones", - por supuesto que la tierra virgen , aún no regada por las lluvias, ni fecundada por las lluvias, de la cual en otro tiempo fue formado el hombre, de la cual ahora Cristo, a través de la carne, ha nacido de una virgen…. (Tertuliano, Una respuesta a los judíos , Capítulo 13)
Él mismo está con vosotros, que es el Señor de la santificación, el Padre de la pureza, ... que de la tierra virgen hizo al hombre, y del costado del hombre formó a Eva por añadidura. (San Gregorio Taumaturgo, Primera Homilía sobre la Anunciación )
¡La tierra virgen, dio a luz a ese Adán que era cabeza sobre la tierra! La Virgen dio a luz hoy al Adán que era Cabeza sobre los Cielos. (San Efraín de Siria, Himnos sobre la Natividad, Himno I)
Era apropiado que el Dador de toda santidad entrara en este mundo por un nacimiento puro y santo. Porque Él es el que en la antigüedad formó a Adán de la tierra virgen, y de Adán sin ayuda de mujer formó a la mujer. Porque así como sin mujer Adán engendró a la mujer, así la Virgen sin varón engendró hoy un varón. (San Juan Crisóstomo, Homilía en la Mañana de Navidad )
De la tierra virgen [vino] Adán, Cristo [vino] de una virgen. (San Ambrosio, Sobre el Evangelio de Lucas 4,7)
Así pues, el diablo, que por comer había vencido al primer hombre, fue vencido por el ayuno del segundo hombre; y como él, por falta de autocontrol, había vencido al primer hombre, el hijo de la tierra virgen, así venceremos nosotros por el ayuno del segundo Adán, el Hijo de la Virgen María. ( El martirio de Bartolomé ; nótese la flagrante afirmación de que Adán era “el hijo de la tierra virgen”).
Y así, al renovar las cosas que eran desde el principio, y volverlas a formar de la Virgen por el Espíritu, las enmarca como al principio. Cuando la tierra era todavía virgen y sin labrar, Dios, tomando moho, formó de ella la criatura racional sin simiente. (San Metodio, Banquete de las Diez Vírgenes , Cap. 4)
Pero nosotros, confiados por Dios al Verbo que se hizo carne de la Virgen, respondemos que la virginidad fue implantada en la naturaleza del hombre desde arriba y desde el principio. Porque el hombre fue formado de tierra virgen. Solo de Adán fue creada Eva. (San Juan de Damasco, Exposición de la Fe Ortodoxa , Libro IV, Cap. 24)
Si la tierra virgen fue la madre del primer hombre, que fue la cabeza de la raza humana, entonces es también la antepasada de todos sus descendientes, al menos en el orden de la primera creación. Esto es análogo a cómo María es la Madre tanto de Cristo la Cabeza como de todos los miembros de Su Cuerpo Místico, la Iglesia.
Entonces, una comprensión cristiana de la “madre tierra” es claramente posible. Ella no es una diosa, sino una criatura semejante, como nuestras madres humanas. No le rezamos ni le ofrecemos el culto divino propio sólo de nuestro Creador común. En cambio, debemos cuidarla como un regalo precioso de Dios Todopoderoso.
San Francisco claramente no estaba solo entre los santos cuando alabó a Nuestro Señor a través de nuestra hermana, la madre tierra . Más bien, estaba expresando una verdad que se encuentra tanto en las Escrituras como en los Padres de la Iglesia.
Tan hermosa como es esta imagen, la tierra carece de una cosa que consideramos esencial para la maternidad, y es el amor materno. Como objeto inanimado, nuestro planeta no puede amarnos a nosotros, sus “hijos”. De hecho, ella no siente nada hacia nosotros en absoluto. La misma tierra que nos alimenta y sostiene “maternalmente” en cada momento de nuestra vida, podría aplastarnos en un terremoto, sepultarnos bajo cenizas y lava, o arrastrarnos a un socavón sin derramar una sola lágrima. Si bien algunos humanos pueden amar a la madre tierra, ella nunca podrá amarnos a nosotros.
Dios, en su infinita bondad, no se contentó con dejarnos una madre desprovista de amor. Así que en el orden de la Redención, Él nos ha dado una Madre mayor… ¡la misma Madre que Él se hizo a Sí Mismo!
Traducido y adaptado por Richbell Meléndez. Publicado originalmente en Patheos
EVANGELIZA Y COMPARTE.
Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online DASM. Para más información comunícate por privado o por WhatsApp +1 602-295-9407 con uno de nuestros representantes quien te brindara toda la información que necesites al respecto, o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/
Richbell Meléndez. Laico católico dedicado tiempo completo al apostolado de la Apologética y subdirector de la Escuela de Apologética Online DASM.
 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

21 de abril de 2022 - 3:06 PM

Redacción ACI Prensa

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO! Contáctanos por WhatsApp al + 1 602-295-9407 o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

El 30 de abril del 2000, San Juan Pablo II declaró el domingo después de Pascua como el “Domingo de la Divina Misericordia”.

 

Esta celebración se centra en la imagen de la Divina Misericordia, pintada según la descripción dada por la santa polaca Faustina Kowalska, y que actualmente se encuentra en muchas iglesias alrededor del mundo.

 

En su diario, Santa Faustina escribió en febrero de 1931: “Al anochecer, estando en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido. En silencio, atentamente miraba al Señor, mi alma estaba llena del temor, pero también de una gran alegría. Después de un momento, Jesús me dijo: ‘Pinta una imagen según el modelo que vez, y firma: Jesús, en Ti confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y [luego] en el mundo entero’”.

 

A continuación, te dejamos 20 ideas para celebrar la Fiesta de la Divina Misericordia en familia:

 

  1. Reza la coronilla de la Divina Misericordia.
     
  2. Invita a tu familia o amigos a rezar la Coronilla de la Divina Misericordia física o virtualmente
     
  3. Pídele perdón a alguien.
     
  4. Reza el Rosario por alguien que te ha herido.
     
  5. Participa de la Santa Misa transmitida en vivo desde el Santuario de la Divina Misericordia en Lagiewniki (Polonia), de alguna otra parroquia dedicada a la Divina Misericordia o a alguna a la que no hayas ido antes en tu país.
     
  6. Lee el libro Consolando al Corazón de Jesús u otro inspirado en la Divina Misericordia.
     
  7. Lee el Diario de Santa Faustina.
     
  8. Dibuja y pinta la imagen de la Divina Misericordia.
     
  9. Realiza una obra espiritual de misericordia.
     
  10. Arma un altar al Señor de la Divina Misericordia en tu casa y reza en familia.
     
  11. Reza por los difuntos que conoces y por los que nadie reza.
     
  12. Lee la carta encíclica de San Juan Pablo II Dives in misericordia.
     
  13. Prepara postres inspirados en la Divina Misericordia como estas galletas, estas otras o estos helados.
     
  14. Cocina un festín al estilo polaco y compártelo.
     
  15. Mira la animación de EWTN sobre Santa Faustina y la Divina Misericordia en inglés y español
     
  16. Lee el Jorobado de Notre Dame, porque el domingo después de Pascua también se celebra la “Fiesta de Cuasimodo” que refiere a “correr a Cristo”
     
  17. Mira la película Faustina, Apóstol de la Divina Misericordia de Goya Producciones o la película Amor y Misericordia.
     
  18. Cuéntale a una persona sobre la devoción a la Divina Misericordia.
     
  19. Llama a un familiar que está solo o con el que no sueles hablar.
     
  20. Crea una lista de las veces que has experimentado la misericordia de Dios y agradécele en tu oración personal.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.


EVANGELIZA Y COMPARTE.

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online DASM. Para más información comunícate por privado o por WhatsApp +1 602-295-9407 con uno de nuestros representantes quien te brindara toda la información que necesites al respecto, o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

Richbell Meléndez. Laico católico dedicado tiempo completo al apostolado de la Apologética y subdirector de la Escuela de Apologética Online DASM. 

 

Libros más recomendados

Please update your Flash Player to view content.