DASM Escuela de apologetica online

Banner dasm

RETP Apologetico en 7 minutos

 

 

MIRA VIDEOS GRATIS DE DEFENSA DE LA FE EN https://www.facebook.com/martinzavalapredicador/

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: P. Javier Olivera Ravasi

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

“Ay del pueblo que olvida su pasado;

Ay del que rompe la fatal cadena

con que el ayer tiene al mañana atado”

Manuel Machado.

 

Fue el filósofo ginebrino, Jean-Jacques Rousseau quien allá por el siglo XVIII largó a rodar por vez primera la idea de que el hombre “nacía bueno pero la sociedad lo corrompía”. No éramos los bípedos, entonces, como Aristóteles, Platón y la filosofía clásica lo había considerado junto con la Iglesia, alguien “caído” e inclinado al mal, sino alguien a quien debía respetarse y tolerarse ya que estábamos inclinados siempre al bien y libres de todo pecado original. Su afirmación, como veremos, no era simplemente el fruto de una elucubración intelectual sino la consecuencia de una ideología política determinada. Antes que él, sin embargo, y con motivos aun más precisos, hubieron otros que trataron de hacer lo propio para atacar una empresa que sería la gloria de la Iglesia y del occidente cristiano: la conquista y evangelización de América.

 

Es normal, incluso en nuestros días, escuchar distintas voces que denuncian a más no poder la “bondad natural” de los precolombinos y la “maldad natural” de los conquistadores españoles, de “aquellos sanguinarios conquistadores”[1]. ¿A qué tanta insistencia? Vayamos por partes.

 

La conquista en primera persona

 

Bernal Díaz del Castillo fue soldado de Cortés, el gran conquistador español. Una vez llegado a su vejez y con el arcón lleno de recuerdos, dejó un escrito con el que quiso recordar para la posteridad lo que había sido, en su juventud, la conquista de México por las tropas españolas; para ello y apelando a sus notas, escribió la famosa “Historia Verdadera de la Conquista de Nueva España”.

 

El viejo gue­rrero, una y otra, vez confesaba allí sin ambages su admiración por el esplendor de la civilización azteca, no encontrando palabras adecuadas para que sus lectores llegasen a imaginar el asombro que los españoles experimentaron el 8 de noviembre de 1519: “Vimos cosas tan admirables (que) no sabíamos qué decir, o si era verdad lo que por delante parecía, que por una parte en tierra había grandes ciudades, y en la laguna otras muchas, y veíamoslo todo lleno de canoas, y en la calzada muchos puentes de trecho a trecho, y por delante estaba la gran ciudad de México (…). Nosotros no llegábamos a cua­trocientos soldados”[2].

 

“Cuatrocientos soldados…”; recordemos esta pobre cifra.

 

Los indios de México no se llamaban a sí mismos “aztecas” sino tenochas; su lengua era el náhuatl y habían aparecido como una tribu hacia el 1200 d.C.; proviniendo del norte, de Aztlan, “lugar de las garzas”, se habían establecido en Chapultepec. Con el paso del tiempo fueron desarrollando allí su vida hasta que en 1325 el sacerdote Tenoch les hizo buscar refugio en el Lago de México donde comenzaron a construir la famosa ciudad de Tenochtitlán. Bien dotados para la guerra, llegaron a ser un pueblo poderoso y temible del cual, en 1440, surgiría Moc­tezuma I, quien consolidaría el trono y, con él, la dominación azteca sobre una am­plia zona de influencia. Fue bajo su reinado que los tenochas reemplazarían las antiguas chozas de la capital por aquellos edificios de piedra que impresionaron a los españoles como una visión maravillosa.

 

A principios del siglo XVI los aztecas eran amos y señores de un vasto territorio que iba desde México hasta lo que hoy es Guatemala; con gran abundancia de bienes materiales hacían que cada seis meses, más de trescientas ciudades sometidas a su dominio enviasen un tributo abundante y variado. Dos días no bas­taban para recorrer la gran plaza de Tlatelolco donde las mercaderías se ofrecían a la venta[3].

 

¿Pelearon solos los conquistadores?

 

Todo parecía feliz en el imperio… aunque no faltaran problemas como reconoce el mismo Von Hagen[4], apologista del indigenismo. En efecto, lejos de ser un paraíso terrenal el sistema rígido de gobierno y las luchas intestinas y exteriores, hacían peligrar la continuidad de dominio.

 

Para el año del desembarco del conquistador Hernán Cortés, el imperio parecía estar desmoronándose por su propio peso; era una época “mesiánica” y “apocalíptica” para los aztecas, según afirma el historiador George C. Vaillant[5] ya que los nativos aguardaban el retorno de una figura legendaria, Quetzalcoatl. Su regreso del más allá hacía temblar no solo a los aborígenes, sino también al mismo emperador aztecaMoctezuma quien, habiendo recibido una enorme cantidad de vaticinios funestos, no sabía si huir o esconderse en una cueva.

 

La expectativa ante sucesos extraordinarios era fermento de masa nueva y terminó de confirmarse, como afirman los cronistas, cuando los indios vieron bajar por vez primera de sus carabelas a los Conquistadores: las “ciudades flotantes”, los caballos y sus armas deslumbrarían por completo a los indígenas dejándolos atónitos.

 

Se narra que, al desembarcar en el puerto de Veracruz, los soldados de Cortés tuvie­ron por locura lanzarse a la conquista de aquel Imperio poderoso, y el Capitán extremeño, gran conocedor del arte de la persuasión, desmanteló nueve de sus diez buques dejando solo un barco para los pusilánimes a quienes despectivamente ofreció el regreso a la isla de Cuba. De este modo, logró que sus cuatrocientos hombres,auxiliados por mil indios, con solo doce caba­llos y siete cañones, se internasen en el territorio mexicano.Por su parte, los aztecas recibieron un efecto paralizante, pues además del poderío de estos cuatrocientos hombres, las tribus vecinas comenzaron a apoyar sin cesar a las fuerzas españolas, llegando a casi mil los “aliados”; pero… “¿ayudados por tribus vecinas”? ¿Por qué?

 

He aquí un punto importante que no se narra en la historia “oficial” y es que “muchos de los pueblos sometidos recibieron a los españoles como a sus libertadores”[6] a raíz de que el gobierno central trataba cada vez más despóticamente a las naciones vasallas.

 


[1] Nos basamos principalmente aquí en el jugoso artículo de Carlos Biestro, Guadalupe: Maravilla y esperanza americana, Gladius 12 (1988) 3-32.

[2] Bernal Díaz del Castillo, Crónicas Americanas, C.E.A.L., Buenos Aires 1969, 5. Cursivas nuestras.

[3] Víctor Von Hagen, The Aztec: man and tribe, The New American library, New York 1962, 90. Von Hagen es un gran admirador de la cultura azteca.

[4] V. Von Hagen, op. cit., 96.

[5] G. Vaillant, The Aztecs of Mexico, Penguin Books, 1961, 257.

[6] G. Vaillant, op. cit., 232.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Por: Jorge Ramírez
Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!
https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/
Hoy estudiaremos la creencia sobre el alma cuerpo y espíritu en La Biblia, porque desgraciadamente hay mucha confusión.
Comúnmente decimos que el ser humano está compuesto por alma y cuerpo. Pero hay quienes creen que en realidad somos tripartitas, es decir un compuesto de alma, cuerpo y espíritu.
El ser humano por tanto estaría compuesto por sustancias inmateriales: espíritu y alma y una sustancia material: el cuerpo humano.
Dualismo antropológico Platón y Descartes.
Para Platón el alma racional o pensante estaría situada en el cerebro, El alma irascible sería la fuente de las pasiones nobles, mientras que el alma concupiscible sería la fuente de las bajas pasiones.
Por tanto para Platón, el interior del hombre se encuentra en constante conflicto. Pascal recoge esta idea en el siguiente reflexión:
“En el hombre hay una guerra intestina entre la razón, y las pasiones. Podría gozar de alguna paz si no tuviera más que la razón sin pasiones, o más que las pasiones sin razón. Pero teniendo uno, y otro no puede estar sin guerra, por no poder tener paz con uno sin estar en guerra con el otro. Por tanto, está en una continua división y lucha consigo mismo.” 1
El mito del carro alado.
Para Platón y Descartes el hombre está compuesto de dos principios opuestos (alma y cuerpo) que se relacionan entre sí pero no son una misma sustancia.
Platón formula una ilustración o alegoría que representa por dos caballos alados, uno virtuoso (balando) y otro inmoral o malo (negro), que tiran de un carro (el cuerpo). El hombre que toma las riendas representa la razón, (el alma que está en localizada en el cerebro).
“Hay, en primer lugar, un conductor que guía un tronco de caballos y, después, estos caballos de los cuales uno es bueno y hermoso. Si es perfecta [el alma] y alada, surca las alturas, y gobierna todo el Cosmos. Pero la que ha perdido sus alas va a la deriva, hasta que se agarra a algo sólido, donde se asienta y se hace con cuerpo terrestre que parece moverse a sí mismo en virtud de la fuerza de aquélla. Aquel que haya llevado una vida justa es partícipe de un mejor destino, y el que haya vivido injustamente, de uno peor […]. Tal como hicimos al principio de este mito, en el que dividimos cada alma en tres partes, y dos de ellas tenían forma de caballo y una tercera forma de auriga” 2Platón, traducido por García; 1997:345-360
A diferencia de la tricotomía de Platón, y el dualismo antropológico de Descartes y otros grupos religiosos tripartitas modernos, el punto de vista común y más aceptado entre los teólogos ortodoxos a través de la historia eclesiástica, ha sido que el hombre es dicótomo, es decir, un compuesto de alma y cuerpo, pero en el sentido que está compuesto por dos sustancias distintas.
En consecuencia, el hombre está compuesto de dos principios (alma y cuerpo) pero no están opuestos entre sí, antes bien, conforman la naturaleza humana.
“La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la “forma” del cuerpo; es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; en el hombre, el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una única naturaleza.” (CIC. 365)
Este detalle es muy importante porque los Testigos de Jehová cuando acusan a los cristianos de haber adoptado las enseñanzas platónicas del alma, cuando en realidad, los cristianos no creemos que el alma sea un principio opuesto, o que el cuerpo sea “la cárcel del alma” como creía Platón, los gnósticos, y las religiones orientales.
Los escolásticos siguiendo a Aristóteles, definen por alma como aquel principio primordial de vida en todo aquello que tiene la capacidad de moverse.
Así una piedra por ejemplo no tendría vida, porque no tiene en si misma la capacidad de crecer y desarrollarse ni se de moverse, (anima) sino que es movida por fuerzas externas a sí misma; mientras que, por otro lado, las plantas, las bestias y los hombres tienen alma.
Por tanto cuando decimos “tengo alma” no es que “tengamos un alma” como sustancia distinta al cuerpo, sino más bien, una de las dos partes que está compuesto el ser humano: su parte espiritual.
En consecuencia, en los seres vivos la substancia o naturaleza humana es el individuo compuesto de cuerpo y alma, no es ni el cuerpo solo ni el alma sola como erróneamente creen los Testigos de Jehová.
El generacionimo.
El generacionismo es la opinión según la cual el alma de los seres humanos es engendrada por los padres, junto con el cuerpo.
Esta opinión se diferencia del creacionismo, según el cual el alma es creada directamente por Dios, en el momento de la concepción.
Algunos Padres de la Iglesia como San Agustín llegaron sostener tal creencia.
Esta error fue condenado por el Papa Atanasio II, en la carta “Bonun atque iucundum”, del 23 de Agosto del 498, dirigida a los Obispos de Francia. 3
La Iglesia enseña que cada alma espiritual es directamente creada por Dios —no es “producida” por los padres—, y que es inmortal: no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte, y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final.
Catecismo n. 366†
Santo Tomás catálogo la teoría del generacionismo o que el alma se hereda de los padres como una herejía.4
¿Somos cuerpo alma y espíritu?
Como mencionamos al principio hoy día algunos grupos religiosos siguen enseñando los errores filosoficos de Platon, porque creen que en ciertos pasajes de la Escritura se dice que el ser humano es un compuesto de tres partes: alma+cuerpo+espíritu (Heb 4:12; 1 Tes 5:23).
Sin embargo estos textos sólo muestran una forma de expresión, no una doctrina. Dan a entender que las fuerzas superiores e inferiores del alma, radican en el mismo principio psíquico.
Dice el catecismo:
“A veces se acostumbra a distinguir entre alma y espíritu(1 Ts 5:23). La Iglesia enseña que esta distinción no introduce una dualidad en el alma. “Espíritu” significa que el hombre está ordenado desde su creación a su fin sobrenatural,222 y que su alma es capaz de ser elevada gratuitamente a la comunión con Dios.” (CIC 367†)
Seria algo así como decir: “Que la gracia de Dios llene tu mente, tu corazón, tu alma, tu vida, y todo tu ser” (Cf. 1 Tes 5.23).
Por lo mismo en Heb 4.12 se dice que la palabra de Dios penetra hasta la división entre alma y espíritu, articulaciones y médulas. Articulaciones y médulas son de la misma sustancia, igual lo son alma y espíritu.
El alma es espiritual, por lo tanto no tiene partes, al no tener partes no se puede dividir en dos: (alma y espíritu).
En Lucas 10: 26-27 Jesús enumera cuatro cosas distintas en es ser humano. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente.” Por lo que también se podría concluir que el hombre es cuadripartito, o sea un compuesto de 4 partes distintas. (Lucas 10: 26-27)
Debemos pues tener cuidado en distinguir los poderes, cualidades, o características que conforman un solo ser, y no tratar de dar a cada característica una naturaleza propia o distinta.
La doctrina ortodoxa es decir, la creencia correcta sobre el alma es esta:
Los seres humanos somos un compuesto de alma y cuerpo.
El alma es creada por Dios en el momento de la concepción.
El alma no existe antes que el cuerpo en el cielo (mormonismo)
El alma no tiene un origen material los padres (generacionismo) sino Dios.
El alma es la forma del cuerpo (el motor, lo que anima al cuerpo, Sant 2:26)
El alma es espiritual, (por tanto no puede descomponerse en partes como el cuerpo)
El alma humana es inmortal, (no muere junto con el cuerpo)
El alma se reunirá de nuevo con el cuerpo en la Resurrección de los muertos.
El alma no se reencarna en otro cuerpo.
Los animales tienen alma, pero diferente al alma humana, se extingue al morir el animal.
En resumen.
Alma=Hombre. El Alma es el cuerpo según los Testigos de Jehová (Incorrecto)
Ruaj+Polvo=Alma=Hombre. El alma es una composición del aliento de Dios (Ruach) y polvo (Incorrecto)
Alma+Espíritu+Cuerpo=Hombre. El hombre es un compuesto de tres partes (tripartita) (Incorrecto)
Alma/Cuerpo=Hombre. El alma y el cuerpo son dos sustancias distintas y opuestas. (Incorrecto)
Alma+Cuerpo=Hombre. El alma y el cuerpo forman una sola naturaleza humana. (Correcto)
EVANGELIZA Y COMPARTE.
Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

Richbell Meléndez. Laico católico dedicado a la apologética a tiempo completo y Subdirector General de la Escuela de Apologética Online DASM.
 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

SEPTIEMBRE 28, 2021 18:51REDACCIÓN ZENIT IGLESIA LOCAL

Por: Joseph F. Naumann, arzobispo de Kansas City

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

(ZENIT Noticias / Kansas, 28.09.2021).- El mes de octubre trae consigo la observancia anual del “Mes Respetemos la Vida”. Este año se enmarca dentro del año declarado por el Papa Francisco como Año de San José, y por ese motivo la celebración resalta el ejemplo de ese gran Santo.

 

Por ser fiel protector de Jesús y María, en San José encontramos un profundo recordatorio de nuestro propio llamado a acoger, proteger y defender el don preciado de Dios de la vida humana.

 

A pesar de las circunstancias misteriosas en torno al embarazo de María, San José la llevó a su hogar ante la palabra del ángel. Guió su viaje a Belén, encontró refugio y acogió al Niño Jesús como su hijo. Cuando Herodes amenazó la vida del Niño Jesús, San José dejó su patria y huyó con Jesús y María a Egipto.

 

Al igual que San José, también estamos llamados a cuidar a quienes Dios nos encomendó, en especial las madres y niños vulnerables. Podemos seguir los pasos de San José como protector abogando en contra del financiamiento de abortos por parte de los contribuyentes, que apuntan a la vida de millones de niños pobres y sus madres aquí en Estados Unidos. Podemos imitar su cuidado y aporte ayudando a comenzar Camina con madres necesitadas en nuestras parroquias, «caminando en el lugar» de madres que transitan un embarazo difícil, en especial madres de bajos ingresos de nuestras comunidades.

 

Por momentos, tal vez nos sintamos inseguros de nuestra capacidad para contestar el llamado del Señor. Pero Él nos invita a responder con fidelidad, a pesar de nuestros propios temores o debilidades: “Te basta mi gracia, mi mayor fuerza se manifiesta en la debilidad” (2 Cor 12,9).

 

Que imitemos la fiel confianza y el valor de San José mientras trabajamos para defender la dignidad de toda vida humana. ¡San José, defensor de la vida, ruega por nosotros!

 

Para aprender más sobre cómo impedir la financiación de abortos por parte de los contribuyentes, visiten www.notaxpayerabortion.com. Para caminar con madres necesitadas en la parroquia local, visiten www.walkingwithmoms.com. Para unirse en oración por la intercesión de San José, defensor de la vida, visiten https://es.respectlife.org/prayer-to-st-joseph.

 

* Mons. Naumann también es presidente del Comité Pro Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Libros más recomendados

Please update your Flash Player to view content.