DASM Escuela de apologetica online

Banner dasm

RETP Apologetico en 7 minutos

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Alfonso V. Carrascosa / ReL17 septiembre 2021

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

El pasado viernes 17 de septiembre se celebro el Día Internacional de los Microorganismos y además en ese 2021 se cumplen 75 años desde que se fundara la Sociedad de Microbiólogos Españoles, hoy Sociedad Española de Microbiología.

 

Esta efeméride sirve para reflexionar una vez más sobre la conciliación ciencia y fe en la Iglesia Católica de la España Contemporánea, puesto que los principales protagonistas del acto fundacional realizado en la Secretaría General  del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a saber, su presidente fundador Juan Marcilla Arrazola, y su secretario fundador, Lorenzo Vilas, fueron unos católicos practicantes convencidos, además de unos entonces reconocidos científicos tanto en ámbitos nacionales como internacionales.

 

El madrileño Juan Marcilla Arrazola (1886-1950) fue un ingeniero agrónomo, catedrático de universidad y científico que se dedicó, en perfecta compatibilidad con su fe católica, a la investigación y el desarrollo de la enología española. En base a su historial tal vez pueda ser considerado el ingeniero agrónomo español más importante del siglo XX, y compaginó su catolicidad con la actividad científica y las aplicaciones de la ciencia a favor de su querida patria, España.

 

Número uno de su promoción completó su formación en el extranjero especializándose en viticultura y enología.  Ejerció la profesión en la Estación Ampelográfica Central de Madrid, escribiendo obras como Vinificación en países cálidos y Química, viticultura y enología, ambas publicadas en 1922, y en las que se incluían sus ya entonces abundantes conocimientos sobre microbiología enológica.

 

En 1924 ganó por concurso-oposición la cátedra de Viticultura y Enología de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid. Por iniciativa suya se crearía en 1928 la Cátedra de Microbiología Agrícola, que resultaba ser la tercera a nivel nacional dedicada a esa disciplina y la primera que abordaba la microbiología de productos vegetales, y de la cual fue catedrático hasta su muerte.

 

Promovió la formación de cooperativas vitivinícolas, la construcción de modernas bodegas (Cintruénigo, Peñafiel, La Seca, Arganda, Alcázar de San Juan, Santa María de los Llanos, Aranda de Duero…) y la impartición de un sinfín de cursillos de capacitación agraria en los que cobró una importancia creciente la transmisión de conocimientos en microbiología enológica. En parte por su actividad de capacitación, en parte por su esfuerzo y apoyo a la reinjertación del viñedo filoxerado, en parte también por sus profundas convicciones católicas, fue considerado un auténtico apóstol en la profesión.

 

Su actividad científica en la microbiología de los vinos generosos de Andalucía Occidental, centrando su atención en el estudio de las denominadas levaduras de flor,  le llevó a ser director fundador en 1933 del Centro de Investigaciones Vinícolas creado por la Fundación Nacional para Investigaciones Científicas y Ensayos de Reformas (FENICER), organismo ligado a la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE).

 

Los lamentables sucesos de 1936 afectarían no poco esta trayectoria, siendo depurado por el Frente Popular y apresado en la Checa de Fomento de donde le libró a él junto con dos de sus hermanas un guardia de asalto que había sido alumno suyo como capataz de bodega.

 

Pasaría la Guerra Civil albergando en su casa al Santísimo y a católicos como el S.J. Padre Larequi o Sor Angela Diaz del Sagrado Corazón de Jesús. En 1939 le vino el reconocimiento internacional siendo nombrado Vicepresidente de la Office International du Vin, actual OIV, máxima autoridad internacional sobre cuestiones vitivinícolas que más tarde premiaría su obra magna Tratado práctico de viticultura y enología españolas.

 

Después contribuiría a la fundación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) siendo uno de sus primeros vicepresidentes y segundo director del Instituto Santiago Ramón y Cajal de Investigaciones Biológicas.

 

Juan Marcilla enviudó el 22 de enero de 1943, con 50 años y 11 hijos bajo su cargo. Poco después, y en continuidad con su papel institucionalizador de la microbiología científica fue Presidente fundador de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), en 1946, cuya extraordinaria labor continúa en nuestros días. En el CSIC diversificó mucho sus líneas de investigación abordando el aprovechamiento de residuos agrícolas mediante la fermentación microbiana, aspecto éste en el que fue un auténtico pionero en lo que a biorremediación se refiere, algo tan en boga hoy día para asegurar la sostenibilidad de la actividad industrial. Recibió múltiples condecoraciones, entre las que cabe destacar la Cruz al Mérito Agrícola y la Cruz de Alfonso X El Sabio.

 

En la ‘Contestación del Excmo. Sr. D. José Mª Albareda y Herrera’ – secretario general fundador del CSIC- al discurso de toma de posesión de Marcilla, señaló sobre éste cuestiones como las siguientes: “El cristianismo profundo de Marcilla produce esa sencillez que está en lo íntimo de su personalidad, y no ya sólo como una consecuencia virtuosa de la modestia, sino además como posición de una inteligencia religiosa abierta, que no concibe que la marcha del mundo vaya a pender del descubrimiento de una modalidad fermentativa, de una nueva representación del mecanismo atómico, o de cualquiera de esas obras culminantes del entendimiento, esfuerzo prócer de la razón humana, cuyo feliz resultado es como el parpadeo estelar en la inmensidad celeste”.

 

Preparándose para asistir en Rio de Janeiro al V Congreso Internacional de Microbiología, al que llevaba el estudio Contribución al estudio del metabolismo carbonado de las levaduras multiplicadas en anaerobiosis sobre prehidrolizados de residuos agrícolas, escrito por él mismo, L. Hidalgo y J. Garrido, falleció en Madrid el l 6 de agosto de 1950.

 

No menos detallada sería la descripción de su figura en lo que a conciliación ciencia y fe se merece al afirmar de él P. Guillem O.F.M.:

 

“Don Juan Marcilla poseía una ciencia grande y vastísima. Pero lo verdaderamente grande del hombre no es precisamente su saber, sino su obrar. Y el obrar excelso, sabio y constante sólo de una fuerte convicción religiosa puede dimanar. Galicia vio con emoción en don Juan Marcilla al auténtico sabio cristiano. Al sabio que desvela los misterios de la naturaleza en busca de la verdad científica, para mediante ella mejor conocer la Verdad eterna y mejor servirla. Para don Juan Marcilla Dios y su Santa Ley eran la norma suprema de su creer y de su obrar. La fe divina sobre la humana. Antes Dios que los hombres. Y en alas de la fe católica volaba él en vuelo desplegado a las cimas del saber más extenso y más profundo…Porque el otro grande amor de este hombre extraordinario era el amor a la patria. “Buscadme un hombre sólidamente religioso –escribió Donoso Cortés- que no sea buen patriota…no lo hallaréis”… Así pensaba, y según este pensar, obraba. ¿Quién no sabe que don Juan Marcilla era un hombre de comunión diaria? Así le premiaba Dios su fe, su amor y su trabajo. Así le premiaban también los hombres… Pero el sabio, sin despreciar las recompensas de los hombres – y agradeciéndolas, tanto que para él constituían un motivo más de correspondencia y de trabajo, algunas veces agobiador-, aspiraba a las eternas”.

 

El estudio más completo sobre la vida y actividad científica de Juan Marcilla ha sido publicado recientemente en el libro ‘El desarrollo de la microbiología en España. Volumen II’ y es de acceso gratuito gracias a la Fundación Ramón Areces

 

En cuanto al secretario fundador de la SEM, Lorenzo Vilas cursó primaria en los jesuitas de Sarriá (Barcelona) y en los de la Calle Caspe, donde cursaría bachillerato. Allí conoció al Padre Longinos Navás, entomólogo de prestigio internacional experto en neurópteros. Para Lorenzo Vilas fue crucial en su elección de estudiar ciencias, todo por una anécdota en la que en una excursión de campo vació su fiambrera quedándose sin comida para guardar una culebra que los alumnos habían encontrado.

 

Vilas se licenció en ciencias químicas en 1925 y fue ayudante de prácticas en la Universidad de Zaragoza. Conoció en un viaje a Lourdes a la que sería su mujer y con quien se acabaría casando en Madrid en 1933, María Minando Galardy, con quien tendría dos hijos. En 1939 comenzó su etapa en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid en el que fue interventor, secretario y director, hasta 1944.

 

Lorenzo Vilas se doctoró en químicas y después de conocer a Albareda, se licenció y doctoró en farmacia, trabajando en microbiología. Albareda y Vilas formaron a un buen número de microbiólogos del CSIC, y visitaron al Papa Pío XII en 195. El 12 de julio de 1944 ganó la cátedra de microbiología de la Facultad de Farmacia.

 

En 1946 creó Lorenzo Vilas el Instituto de Microbiología General y Aplicada, que se llamó Jaime Ferrán en 1949, siendo además fundador –junto al mencionado Juan Marcilla y primer secretario de la Sociedad Española de Microbiología (SEM). Llevó a cabo la primera traducción del Código Internacional de Nomenclatura Bacteriana.

 

Lorenzo Vilas recibió la Gran Cruz al Mérito Civil, la Encomienda de Isabel la Católica con placa de Alfonso X El Sabio, la Encomienda de la República Italiana, Oficial de la Orden de la Medahuía, nombrado Colegiado de Honor del Colegio de Farmacéuticos de Madrid. En su jubilación en 1975 pidió “que profesores y alumnos cumplan con su obligación, por amor y con amor, porque son responsables ante Dios”, e hizo un último viaje a Upsala, donde visitó la casa de Linneo. Falleció en Madrid el 19 de noviembre de 1988.

 

En la apertura del curso 1966-67 leyó su discurso En las fronteras de la vida, y la inauguración del curso académico de la academia con el discurso Anecdotario microbiano. En ambos alude directamente a sus convicciones en defensa de la vida, en consonancia absoluta con el actual Magisterio de la Iglesia: “… el hombre moderno, después de vencer a los microbios, ha inventado una serie de fármacos, dispositivos y manejos anticonceptivos y abortistas utilizados contra la conservación de la especie, en un alarde de criminal uso antinatural de la libertad que le ha sido concedida. Tampoco descartamos la posibilidad de ver pronto generalizada la eutanasia, resonancia del aborto y tan criminal como él…  Y el panorama es sombrío, porque el ataque social contra la familia bloque, la familia puerto de partida, arrastrará un mayor número de ejecuciones de los que estorban al principio y al final de la vida”.

 

Realmente por lo explícito de las alusiones a la defensa de la vida sólo merece el texto meditación, y la consideración de que quien dice estas cosas es un científico de primera línea en la época. Continúa en el mismo discurso sus valoraciones: “Cuando era niño, me impresionó una frase: ‘Los cielos relatan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos’. Andando el tiempo me enteré que formaba parte del Salmo 18. No hace falta conocer la existencia de un Dios creador, porque el simple raciocinio humano puede deducirlo de la contemplación de Su obra…Si creo en los microbios, he de creer en Dios. Ya os decía al principio que la razón humana es suficiente para llegar al conocimiento de Dios”. Se plantea el origen de la vida: “…Pero ¿qué es la vida?… Gen 1,11 que cita por primera vez a los seres vivos en la “hierba verde”…(después de repasar coincidencias científicas y de la Creación)…No me causa sorpresa que hoy podamos dar esta interpretación al Génesis, acomodada a lo que la ciencia va descubriendo, ya que la Palabra de Dios no falla y la Biblia no es un mero símbolo…Dejar escrita en cifra la verdad de la Creación, tal como ahora la vemos, pero dicho en aquella época que los conocimientos humanos no podían ni remotamente sospechar el hallazgo de la clave, sólo puede hacerlo el Autor de la Creación…la primera célula viva. Ha surgido perfecta… …Dios creó al hombre infundiéndole el alma a su imagen y semejanza…Repito que los hitos de la Creación, para los que no veo más explicación que la voluntad expresa del Creador…y si se lograse dar vida a una célula primaria…alabaría aún más la sabiduría de Dios, que en el hidrógeno primitivo ya puso la capacidad de aparición en un momento determinado de esa energía especial llamada vida, cuya captación y manejo también había dejado a la inteligencia del hombre, único escrutador del enigma del mundo, con esa llave maestra de superior condición que llamamos alma…”. 

 

La efeméride del 75 aniversario de la SEM se celebra con una exposición en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, que celebra su 250 aniversario y que también tuvo orígenes fuertemente católicos, al igual que otra de las más importantes sociedades científicas españolas, la Real Sociedad Española de Historia Natural, que celebra en este 2021 su sesquicentenario. En dicha exposición se honra la memoria de algunos importantes microbiólogos que también fueron creyentes en la deidad como el romano Marco Terencio Varrón, o católicos fervientes, como Girolamo Fracastoro o el padre Lázaro Spallanzani, e el mismísimo Luis Pasteur, y ya en España el equivalente español a Pasteur, Jaime Ferrán, o el padre de la microbiología molecular española, Julio Rodríguez Villanueva. La exposición se titula ‘MICROBIOLOGÍA: EXPLORANDO MÁS ALLÁ DE LO VISIBLE’  y cuenta con conferencias gratuitas y talleres familiares de fin de semana a tarifas más que interesantes.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

11 de setiembre de 2021 - 1:58 PM

Redacción ACI Prensa

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Un bombero encontró un fragmento de la Biblia incrustado en un trozo de acero fundido, entre los escombros del atentado terrorista del 11 de septiembre en el World Trade Center de Nueva York.

 

Algunos medios de comunicación recordaron este hallazgo a 19 años del atentado que provocó la destrucción de las Torres Gemelas y la muerte de miles de personas.

 

El 30 de marzo de 2002, mientras se retiraban los escombros del World Trade Center, un bombero encontró el fragmento de la Biblia incrustado en un pedazo de acero y llamó a un fotógrafo que estaba cerca para entregárselo.

 

Cuando el fotógrafo Joel Meyerowitz recibió el objeto, se sorprendió al ver el pasaje bíblico del Sermón de la Montaña: “Ustedes han oído que se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente’. Pero yo les digo: No resistan al malvado. Antes bien, si alguien te golpea en la mejilla derecha, ofrécele también la otra”.

 

Luego de un tiempo, el fotógrafo entregó esta pieza al Museo Conmemorativo Nacional del 11 de septiembre en Nueva York.

 

“Esta Biblia destrozada, quemada y cubierta de escombros me llegó de las manos amorosas de un bombero que sabía que yo era el guardián de la zona cero”, dijo Meyerowitz a través de un email enviado desde Italia en 2015 .

 

“Mi asombro al ver la página abierta de la Biblia me hizo darme cuenta de que el mensaje de la Biblia sobrevive a través del tiempo y en cada época interpretamos sus enseñanzas en forma reciente, según lo requiera la ocasión”, expresó.

 

Los atentados

 

El 11 de septiembre de 2001 el grupo terrorista Al Qaeda secuestró cuatro aviones comerciales en Estados Unidos. Dos de ellos se estrellaron contra la Torres Gemelas en el World Trade Center, provocando la completa destrucción de estos edificios.

 

Los terroristas secuestraron otros dos aviones, uno de los cuales impactó en una de las paredes del Pentágono en Virginia y el otro cayó en campo abierto.

 

En los atentados fallecieron unas tres mil personas y otras seis mil resultaron heridas.

 

El lugar donde estaban las Torres Gemelas fue rebautizado como Zona Cero o Ground Zero. El Papa Benedicto XVI lo visitó en abril de 2008, para rezar por las víctimas de esta tragedia.

 

El 25 de septiembre de 2015, el Papa Francisco también fue al memorial durante su visita apostólica a Estados Unidos.

 

“Este es un lugar donde lloramos, lloramos el dolor que genera sentir la impotencia frente a la injusticia, frente al fratricidio, frente a la incapacidad de solucionar nuestras diferencias dialogando”, dijo.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y subdirector de la escuela de apologética online DASM

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Luis Javier Moxó / ReL04 septiembre 2021

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

José Gabriel Vera, director del Secretariado para las Comunicaciones Sociales de la Conferencia Episcopal, consiliario en la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España, ha publicado La senda de la reputación (PPC), donde expone las claves que podrían impulsar una comunicación eclesial más eficaz.

 

-En su experiencia de comunicación de la Iglesia en España, ¿cuáles son los momentos más satisfactorios?

 

-La experiencia de comunicación de la Iglesia es siempre positiva. El trabajo es inmenso porque hagas lo que hagas no se agota nunca. Siempre hay algo que aclarar, algo que contrastar, algo en lo que profundizar. Pero ese empeño siempre es valioso. Cuando ves que los medios reflejan las cosas como han pasado sientes que el trabajo está bien hecho y que el esfuerzo ha merecido la pena. A veces, detrás hay muchas explicaciones personales, muchas conversaciones, muchos cambios de impresiones y eso suele dar fruto.

 

-¿Cómo los laicos no profesionales de los medios pueden mejorar la Iglesia a través de la comunicación, por ejemplo, a través de entrevistas?

 

-La comunicación de la Iglesia es misión de todos, de los laicos, de los religiosos, de los obispos. Cada uno según su lugar y según su responsabilidad. En los medios de comunicación las apariciones no se pueden improvisar y si uno no está preparado es mejor no salir. Por eso vale la pena dejarse acompañar por el responsable de comunicación que permita anticipar las preguntas y señalar las líneas de respuesta. Por otro lado, a través de las redes sociales, con algo de formación se puede hacer un buen servicio a la comunicación de la Iglesia. Pero la comunicación no es simplemente una intuición, una habilidad o una herramienta, es también una ciencia, que tiene sus reglas y que exige también un cierto estudio y una cierta implicación personal. La buena voluntad no basta pues sólo con eso, a veces se cometen muchos errores.

 

-¿Qué podemos mejorar todos los católicos en nuestro estilo de comunicación y testimonio de la identidad, misión, cultura, imagen y reputación de la Iglesia?

 

-El mejor servicio a la comunicación de la Iglesia que podemos hacer todos los católicos es ser realmente católicos: vivir los mandamientos, amar al prójimo, tratar bien a la gente, preocuparnos del bien común, cuidar el entorno... La mejor comunicación de la Iglesia la hacen los santos, los que han encarnado en su vida el rostro de Jesús. Su testimonio es valioso para siempre y sigue dando frutos muchos años y siglos después de que hayan marchado al cielo. La coherencia de vida y el testimonio de esa vida es siempre buena noticia.

 

-¿Qué le parecen las iniciativas de plataformas o equipos de evangelización como Catholic Voices, Católicos y Vida Pública, Arguments e iMisión? 

 

-Me parece muy alentador. Cuanta más gente se dé cuenta de que además de hacer bien las cosas hay que contarlas bien más mejorará la imagen de la Iglesia y su reputación. Conocemos cientos de actividades de personas en la Iglesia que son impresionantes pero que nadie las cuenta (a veces por humildad, a veces por falta de tiempo...). En la medida en que se cuenten más gente percibirá que la Iglesia es auténtica, es el Pueblo de Dios que actúa en este mundo haciendo posible el Reino. 

 

-En su libro hay un apartado dedicado a la evangelización en internet como una misión incompleta. ¿Podría señalar propuestas de mejora en la misión digital? 

 

-Evangelizar es continuar la misión de Jesús en el tiempo, es decir anunciar la salvación de Dios, celebrarla y compartirla con todos los hombres de todos los tiempos. Creo que el anuncio se está haciendo bien en el aspecto digital, que se puede encontrar ya mucha información y mucha formación en todos los aspectos eclesiales dentro de internet. Me parece que el punto de mejora, de buscar nuevos lugares en internet se refiere sobre todo a la vida de caridad. En esto hace falta una mirada joven y desenfadada a las tecnologías para sacar de ella nuevas herramientas: crear grupos de visitadores de enfermos a través de internet, crear plataformas para enseñar al que no sabe, aunque esté lejos, grupos de duelo, de acompañamiento en el dolor, etc. Se trata de implantar esa Iglesia hospital de campaña de la que habla el Papa, en el continente digital, para acompañar, cuidar, sanar y servir a todos los que tienen una vida digital.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 31/08/21

 

Desde las paginas del periódico del Papa, el arzobispo Victor Manuel Fernández responde al Rabino Rasso Arousi que pidió al Vaticano aclaraciones sobre las palabras del papa Francisco sobre la Torá, texto que contiene la ley y el patrimonio identitario del pueblo judío.

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

as autoridades religiosas judías de Israel escribieron ‘preocupadas’ al Vaticano para pedir aclaraciones sobre las palabras del papa Francisco sobre la Ley judía pronunciadas el pasado 11 de agosto. Según el presidente de la Comisión para el Diálogo con la Santa Sede, el rabino Rasson Arousi, el Papa debería aclarar si considera que la Torá es obsoleta. 

 

Por su parte, desde el Vaticano ha llegado una reacción teológica. L’Osservatore Romano, el diario del partido, como lo llama el mismo Papa, ha publicado en primera página en su edición del 30 de agosto una respuesta a través del reconocido teólogo argentino Víctor Manuel Fernández, arzobispo de La Plata, prelado muy cercano al Papa Francisco desde los tiempos de Aparecida y Buenos Aires.

 

“Ley y gracia para judíos y cristianos”, es el titulo del breve artículo que no menciona la polémica, pero que va directamente al punto de la cuestión. 

 

Ley y Dios 

 

En una carta vista por Reuters, el rabino Rasson Arousi […] dijo que los comentarios del Papa que aludían a que “la Ley …no da vida por sí misma”, parecían sugerir que la ley judía está obsoleta”.

 

Así, Fernández argumenta, siguiendo el hilo del discurso del Papa, aludiendo a las palabras de San Pablo que “la justificación por la fe, en realidad está retomando convicciones profundas de ciertas tradiciones judías”. 

 

“Porque si se afirmara que la propia justificación se obtiene por el cumplimiento de la Ley con el propio esfuerzo, sin ayuda divina, se estaría cayendo en la peor de las idolatrías, que consiste en adorar a uno mismo, a las propias fuerzas y a las propias obras, en lugar de adorar al único Dios”.

 

Ley y corazón 

 

El teólogo argentino recuerda que en los textos del Antiguo Testamento y en muchos escritos judíos extrabíblicos hay evidencia de una “religiosidad de confianza en el amor de Dios”.

 

Los textos “invitaban a un cumplimiento de la Ley accionado en el profundo del corazón por la acción divina”. La «emunà», actitud de profunda confianza en Yahvé (Dios), que activa el auténtico cumplimiento de la Ley, «está en el corazón mismo de la exigencia de toda la Torá”, afirma el arzobispo.

 

Ley y autosuficiencia

 

Victor Manuel Fernández que acompañó al cardenal Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, para encontrar la síntesis querida por los obispos de America en el documento de Aparecida (2007), evoca la tradición judía para salir de la polémica. Asimismo, teje fino indicando que en ambas tradiciones existe una «renuncia a la autosuficiencia».  

 

En efecto, cita al rabino de Israel Baal Shem Tov (siglo XIX): «Temo mucho más mis buenas acciones que producen placer que mis malas que producen horror”.

 

Y añade: “Las tradiciones judías también reconocen que para cumplir la Ley en su totalidad se requiere un cambio de corazón. Los cristianos y los judíos no dicen que lo que cuenta es el cumplimiento exterior de ciertas costumbres sin el impulso interior de Dios”. 

 

Ley y purificación 

 

El también ex vicedecano de la Universidad Católica de Buenos Aires testigo ocular de la misión del Papa en materia de diálogo interreligioso- desde los tiempos bonaerenses- con la comunidad judía, sostiene: 

 

“En realidad, la teología judía coincide con la doctrina cristiana en este punto, sobre todo si partimos de la lectura de Jeremías y Ezequiel, donde aparece la necesidad de purificación y transformación del corazón”. 

 

El obispo argentino insistió: “Judíos y cristianos reconocen que la ley externa no puede cambiarnos por sí sola sin la obra purificadora y transformadora de Dios (Ez 36,25-27), que ya ha comenzado a hacerse presente en su Mesías (Gal 2,20-21)”.

 

“Por otra parte, recordemos que según la profundísima interpretación de San Agustín y Santo Tomás sobre la teología paulina de la nueva ley, la esterilidad de una ley externa sin ayuda divina no es sólo una característica de la Ley judía, sino también de los preceptos que el mismo Jesús nos dejó: «Incluso la letra del Evangelio mataría si no tuviera la gracia interior de la fe, que cura», concluyó.  

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

30 de agosto de 2021 - 8:35 PM

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

La Iglesia en Chile y Bolivia han elaborado un calendario de actividades para celebrar el Mes de la Biblia y de esa forma, propiciar la práctica de la lectura de la Palabra de Dios para fortalecer el discernimiento en el tiempo actual.

 

Mes de la Palabra en Chile

 

La Comisión Nacional para la Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal, ha denominado este tiempo como "Mes de la Palabra" bajo el lema “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna”, tomado del Evangelio de Juan 6, 68.

 

El objetivo es “acentuar que la Palabra de Dios se lea y se ponga en diálogo con los desafíos del tiempo presente. Que la Palabra conduzca nuestros procesos de discernimiento eclesial, personal y comunitarios. Que en la Palabra podamos descubrir nuestra vocación de pueblo sinodal que peregrina junto al Señor”.

 

Las actividades serán transmitidas los lunes, martes y miércoles de septiembre a las 7:30 p.m. por el canal de YouTube de la Conferencia Episcopal.

 

Los días lunes se hablará sobre la “Palabra e interpretación”, los martes sobre “Lectura orante de la Palabra” y los miércoles se realizarán conversatorios en torno a “La Palabra y cultura” con especial relevancia en la perspectiva de los jóvenes, la mujer, el mundo migrante y los pueblos originarios.

 

Desde el departamento de Animación Bíblica del Arzobispado de Santiago, los fieles celebrarán en torno al lema “Caminemos juntos con la fuerza del Evangelio” para que el Evangelio entre “con toda su fuerza transformadora y en contacto directo e inmediato con los problemas, crisis, miedos y esperanzas de nuestra historia y contexto actual”, describe una nota de prensa.

 

“Hoy, la Palabra de Dios, nos pide que entablemos relaciones que se caractericen por el cuidado mutuo, el gran mandamiento del amor al prójimo exige y anima a tomar conciencia de que tenemos una responsabilidad especial por los que más sufren. El mes de la Biblia es un buen momento para cultivar la actitud de escucha de la Palabra de Dios y para esforzarnos por cultivar el amor a Dios y al prójimo”, agregó.

 

El programa propuesto inicia el 1 de septiembre a las 7:30 p.m. con la apertura del Mes de la Biblia para “Orar y cantar con la Palabra de Dios”, con la participación de nueve cantantes católicos.

 

El 25 de septiembre a las 10:30 a.m. habrá un encuentro fraterno entre comunidades, egresados y estudiantes de los cursos bíblicos; mientras que el 30 de septiembre a las 7:30 p.m. se realizará un conversatorio para reflexionar sobre el origen bíblico de la movilidad humana y reconocer los desafíos actuales que implica cuidar la fraternidad social con los migrantes.

 

Además, las comunidades pueden disponer de un material que presenta cuatro métodos o instrumentos de lectura bíblica.

 

Las actividades se realizarán en forma online.

 

Mes de la Biblia en Bolivia

 

En tanto, la sección de Animación Bíblica de la Pastoral del Área de Evangelización de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) preparó un subsidio para alentar la práctica de la Sagrada Escritura con el lema “Comunidad Misionera, comparte la Palabra”.

 

A la luz del libro de los Hechos de los Apóstoles se busca que este tiempo sea “motivo de esperanza en el contexto de pandemia que aun vivimos, marcada por la incertidumbre. Que la lectura y reflexión bíblica nos permita transformar el miedo en esperanza” precisó la cartilla.

 

“Que el material de reflexión del libro de los Hechos de los Apóstoles preparado para este año, nos lleve al compromiso de asumir nuestra vocación misionera, y que animados y acompañados por el Espíritu Santo que nos convierte en testigos y profetas (cf. Hch 1, 8; 2, 17-18), llevemos la Palabra de Dios a todos los rincones de nuestro país”, expresó Mons. Waldo Barrionuevo, responsable de la sección Animación Bíblica de la Pastoral.

 

El subsidio propone cinco encuentros semanales para desarrollar el contenido del libro bíblico a través de la oración, la lectura, reflexiones y comentarios, entre otras prácticas.

 

También alienta a que cada Obispo realice la celebración de la Entronización de la Biblia en su Diócesis, así como los párrocos en sus comunidades y las familias en sus casas; junto con la realización de ferias y procesiones, jornadas de lectio divina, cursos y talleres de formación, y la participación en la Jornada Bíblica Pastoral del 26 de septiembre.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM