DASM Escuela de apologetica online

Banner dasm

RETP Apologetico en 7 minutos

 

 

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: José Miguel Arraíz

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO! Contáctanos por WhatsApp al + 1 602-295-9407 o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

¿Cómo entender este misterio de que hay una sola naturaleza Divina en tres personas diferentes?. Resumo las explicaciones que los teólogos han dado para facilitarnos la comprensión de este dogma de fe.

 

La doctrina de la Trinidad enseña que existe un solo Dios, pero en Tres Personas divinas que tienen una misma naturaleza.

 

Las palabras “naturaleza” y “persona“, no se toman aquí en el sentido corriente de los términos, sino de acuerdo con el lenguaje filosófico, que es más preciso.

 

La naturaleza o esencia de los seres es aquello que hace que las cosas sean lo que son; el principio que las capacita para actuar como tal (por ejemplo, la naturaleza del hombre es ser animal racional compuesto de alma y cuerpo), La persona, en cambio, es el sujeto que actúa (por ejemplo un hombre concreto con un nombre: Pedro Perez, que actúa de acuerdo a su naturaleza: piensa, quiere, trabaja, etc.). Así es claro que en cada hombre hay una sola naturaleza y una sola persona. En Dios, en cambio, no ocurre así: una sola Naturaleza sustenta a una Trinidad de Personas.

 

Por esto, a la inteligencia humana le es imposible comprender el misterio de la Santísima Trinidad. El esfuerzo racional de los teólogos (entre los que tenemos a Santo Tomás de Aquino) ha tratado de ilustrarlo de la manera siguiente:

 

Como las tres divinas personas no se distinguen ni por su Naturaleza, ni por sus perfecciones, ni por sus obras exteriores, se distinguen únicamente por su origen.

 

No se distinguen por su naturaleza porque tienen una naturaleza en común, la Naturaleza divina. Así no son tres dioses, sino un solo Dios.

 

No se distinguen por sus perfecciones, porque éstas se identifican con la Naturaleza divina. Así ninguna de las tres Personas es más sabia o poderosa, sino que todas tienen infinita sabiduría y poder; ni la una es anterior a las otras, sino que todas son igualmente eternas.

 

No se distinguen por sus obras exteriores, ya que teniendo las tres la misma Omnipotencia, lo que obre una respecto a la criatura, lo obran las otras dos.

 

Se distinguen únicamente por su origen, porque el Padre no proviene de ninguna persona; el Hijo es engendrado por el Padre; y el Espíritu Santo procede a la vez del Padre y del Hijo. Esto es lo que impide que una Persona se confunda con las otras.

 

Ricardo Sada Fernandez en tu estudio de la Trinidad nos explica esto de una forma muy didáctica:

 

En primer lugar, consideremos a Dios Padre. Éste, con su infinita sabiduría, al conocerse a Sí mismo, formula un pensamiento de Sí mismo. Nosotros muchas veces, hacemos una cosa parecida cuando pensamos en nosotros mismos, y nos formamos un concepto sobre el propio yo, es decir, “aquello que somos para nosotros mismos". Sin embargo, hay una diferencia muy grande entre nuestro propio conocimiento y el de Dios sobre Sí mismo. Nuestro conocimiento propio es imperfecto, incompleto ("nadie es buen juez en causa propia"). E incluso, si nos conociéramos perfectamente, -es decir, si nuestro concepto sobre el propio yo fuera una clarísima reproducción de nosotros mismos-, tan sólo sería un pensamiento que no saldría de nuestro interior, sin existencia independiente, sin vida propia. El pensamiento cesaría de existir, aun en mi mente, tan pronto como volviera mi atención a otro asunto.

 

Tratándose de Dios, las cosas son muy distintas. Su pensamiento sobre Sí mismo es perfectísimo: abarca completamente todos y cada uno de los aspectos de su infinitud. Pero un pensamiento perfectísimo, para que de verdad lo sea, ha de tener existencia propia (si puede desaparecer, le faltaría esa perfección). Su pensamiento, es tan infinitamente completo y perfecto, que lo ha re-producido con existencia propia. La imagen que Dios ve de Sí mismo, la Palabra silenciosa con que eternamente se expresa a Sí mismo, debe tener una existencia propia, distinta. A este Pensamiento vivo en que Dios se expresa a Sí mismo perfectamente lo llamamos Dios Hijo. Dios Padre es Dios conociéndose a Sí mismo; Dios Hijo es la expresión del conocimiento que Dios tiene de Sí. Por ello, la segunda Persona de la Santísima Trinidad es llamada Hijo, precisamente porque es generado por toda la eternidad, engendrado en la mente divina del Padre.

 

Además, como esa generación es intelectual, se le llama “Verbo” es decir, “Palabra". Dios Hijo es la “Palabra interior” que Dios Padre pronuncia cuando su infinita sabiduría conoce su esencia infinita.

 

Ahora, Dios Padre (Dios conociéndose a Sí mismo) y Dios Hijo (el conocimiento de Dios sobre Sí mismo) contemplan la naturaleza que ambos poseen en común. Al verse (estamos hablando, claro está, de modo humano), contemplan en esa naturaleza lo bello y lo bueno en grado infinito. Y como lo bello y lo bueno producen amor, la Voluntad divina mueve a ambas Personas a un acto de amor infinito, de la Una hacia la Otra. Ya que el amor de Dios a Sí mismo, como el conocimiento de Dios de Sí mismo, son de la misma naturaleza divina, tiene que ser un amor vivo. Este amor infinitamente perfecto, infinitamente intenso, que dimana eternamente del Padre y del Hijo es el que llamamos Espíritu Santo “que procede del Padre y del Hijo". Es la tercera persona de la Santísima Trinidad. El Espíritu Santo es el “Amor Subsistente", el “Amor hecho Persona".

 

Cristo es Dios.

 

Es muy importante profundizar en este punto ya que una de las bases de la fe cristiana y de la Doctrina Trinitaria: Cristo, segunda Persona de la Trinidad es también Dios y consubstancial con Dios Padre.

 

Algunos textos bíblicos:

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.” Juan 1,1-2

“Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros.»” Mateo 1,22-23

“Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Estará el señorío sobre su hombro, y se llamará su nombre «Maravilla de Consejero», «Dios Fuerte», «Siempre Padre», «Príncipe de Paz»” Isaías 9,5

“Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.» Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.»” Juan 20,27-28

“Pero del Hijo: Tu trono, ¡Oh Dios!, por los siglos de los siglos; y: El cetro de tu realeza, cetro de equidad. =” Hebreos 1,8

“Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: = Y adórenle todos los ángeles de Dios. =” Hebreos 1,6

Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la Vida eterna.” 1 Juan 5,20

“Porque en él reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente, y vosotros alcanzáis la plenitud en él, que es la Cabeza de todo Principado y de toda Potestad;” Colosenses 2,9

 

Cristo comparte la gloria del Padre:


Pero Jesús nos enseña que compartía la gloria con el Padre antes de la fundación del mundo
“Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que el mundo fuese.” Juan 17,5

 

Cristo utiliza títulos que solo Dios posee:

“Así dice Yahveh el rey de Israel, y su redentor, Yahveh Sebaot: «Yo soy el primero y el último, fuera de mí, no hay ningún dios.” Isaías 44,6

“Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, «Aquel que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.” Apocalipsis 1,8

“Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. El puso su mano derecha sobre mí diciendo: «No temas, soy yo, = el Primero y el Ultimo, = el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la Muerte y del Hades.” Apocalipsis 1,17-18

“Al Angel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice = el Primero y el Ultimo, = el que estuvo muerto y revivió.” Apocalipsis 1,8

“Yo soy el Alfa y la Omega, = el Primero y el Ultimo, = el Principio y el Fin. Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por las puertas en la Ciudad. ¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira!» Yo, Jesús, he enviado a mi Angel para daros testimonio de lo referente a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de David, el Lucero radiante del alba.»” Apocalipsis 22,13-16

 

Dios se Señor de Señores, Cristo es Señor de Señores

 

“porque Yahveh vuestro Dios es el Dios de los dioces y el Señor de los señores, el Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni admite soborno” Deuteronomio 10,17

“Dad gracias al Dios de los dioses, porque es eterno su amor; dad gracias al Señor de los señores, porque es eterno su amor.” Salmo 136,2-3

“Estos harán la guerra al Cordero, pero el Cordero, como es = Señor de Señores y Rey de Reyes, = los vencerá en unión con los suyos, los llamados y elegidos y fieles.»” Apocalipsis 17,14

Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: = Rey de Reyes y Señor de Señores. = Apocalipsis 19,16

 

Cristo es Todopoderoso

“18 Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios. 19 Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: «En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace él, eso también lo hace igualmente el Hijo. 20 Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que él hace. Y le mostrará obras aún mayores que estas, para que os asombréis. 21 Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere. 22 Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo, 23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado” Juan 5,18-23

 

Cristo, en cuanto a Dios lo sabe todo:

“para que sean consolados sus corazones, unidos en la caridad, y alcancen en toda su riqueza la perfecta inteligencia y conocimiento del misterio de Dios, de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia.” Colosenses 2,2-3

“Sabemos ahora que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por esto creemos que has salido de Dios.»” Juan 16,30

“Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas” Juan 21,17

 

Dios es el único verdadero salvador

“Yo, yo soy Yahveh, y fuera de mí no hay salvador.” Isaías 43,11

“Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»” Mateo 1,21

“os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;” Lucas 2,11

“Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.” Juan 3,17

“y que se ha manifestado ahora con la Manifestación de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien ha destruido la muerte y ha hecho irradiar vida e inmortalidad por medio del Evangelio” I Timoteo 1,10

“Dijo él: «De cierto que ellos son mi pueblo, hijos que no engañarán.» Y fue él su Salvador en todas sus angustias. No fue un mensajero ni un ángel: él mismo en persona los liberó. Por su amor y su compasión él los rescató: los levantó y los llevó todos los días desde siempre.” Isaías 63,8-9

 

Solo Dios es creador.

“Así dice Yahveh, tu redentor, el que te formó desde el seno. Yo, Yahveh, lo he hecho todo, yo, solo, extendí los cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna.” Isaías 44,24

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.” Juan 1,1-2

“porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él,” Colosenses 1,16

 

Cristo es también Yahveh.

“Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les digo: “El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros"; cuando me pregunten: “¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?» Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy.» Y añadió: «Así dirás a los israelitas: “Yo soy” me ha enviado a vosotros.»” Éxodo 3,13-14

“Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera, Yo Soy.» Entonces tomaron piedras para tirárselas; pero Jesús se ocultó y salió del Templo.” Juan 8,52-59

 

Cristo es de la misma naturaleza (sustancia) del Padre.

“el cual, siendo resplandor de su gloria e impronta de su sustancia, y el que sostiene todo con su palabra poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,” Hebreos 1,3

 

Cristo es UNO con el Padre.

“Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.» Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras.” Juan 14,7-11

“Yo y el Padre somos uno” Juan 10,30

 

Cristo siendo Dios se hizo hombre para salvarnos:

“Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús = toda rodilla se doble = en los cielos, en la tierra y en los abismos, = y toda lengua confiese = que Cristo Jesús es SEÑOR para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2,5-11

 

Es el Espíritu Santo verdadero Dios

 

La Biblia identifica al Espíritu Santo con Yahveh

“Y percibí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra»? Dije: «Heme aquí: envíame.» Dijo: «Ve y di a ese pueblo: “Escuchad bien, pero no entendáis, ved bien, pero no comprendáis.” Engorda el corazón de ese pueblo hazle duro de oídos, y pégale los ojos, no sea que vea con sus ojos. y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se convierta y se le cure.»” Isaías 6,8-10

“Cuando, en desacuerdo entre sí mismos, ya se marchaban, Pablo dijo esta sola cosa: «Con razón habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio del profeta Isaías: = Ve a encontrar a este pueblo y dile: Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien, pero no veréis. = = Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, y con sus oídos oigan, y con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los cure. =” Hechos 28,25-27

“Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su pasto, el rebaño de su mano.¡Oh, si escucharais hoy su voz!: «No endurezcáis vuestro corazón como en Meribá, como el día de Massá en el desierto, donde me pusieron a prueba vuestros padres, me tentaron aunque habían visto mi obra. «Cuarenta años me asqueó aquella generación, y dije: Pueblo son de corazón torcido, que mis caminos no conocen. Y por eso en mi cólera juré:¡No han de entrar en mi reposo!»” Salmo 95,7-11

“Por eso, como dice el Espíritu Santo: = Si oís hoy su voz, = = no endurezcáis vuestros corazones como en la Querella, el día de la provocación en el desierto, = = donde me provocaron vuestros padres y me pusieron a prueba, aun después de haber visto mis obras = durante cuarenta años. = Por eso = me irrité contra esa generación y dije: Andan siempre errados en su corazón; no conocieron mis caminos. = = Por eso juré en mi cólera: ¡No entrarán en mi descanso! =” Hebreos 3,7-11

 

La Escritura identifica al Espíritu Santo como un ser personal

 

Puede ser entristecido

“No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.” Efesios 4,30

 

Se puede pecar contra el Espíritu Santo:

“Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro.” Mateo 12,31-32

 

(Bastante curioso la doctrina de los testigos de Jehová que creen que el Espíritu Santo es “la fuerza activa de Dios sobre la tierra”, interpretación que aparte de absurda crea bastante inconsistencias como por ejemplo, cuando la intentamos aplicar al texto anterior: Se perdonará cualquier pecado contra el Padre y el Hijo, pero no contra la fuerza activa de Dios!!!).

 

El Espíritu Santo puede ser resistido:

“«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! ¡Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo! ¡Como vuestros padres, así vosotros!” Hechos 7,51

 

El Espíritu Santo consuela:

“Las Iglesias por entonces gozaban de paz en toda Judea, Galilea y Samaria; se edificaban y progresaban en el temor del Señor y estaban llenas de la consolación del Espíritu Santo.” Hebreos 9,31

 

El Espíritu Santo es enviado por el Padre y enseña:

“Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho.” Juan 14,26

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré: y cuando él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio; en lo referente al pecado, porque no creen en mí; en lo referente a la justicia porque me voy al Padre, y ya no me veréis; en lo referente al juicio, porque el Príncipe de este mundo está juzgado. Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir.” Juan 16,7-13

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online DASM. Para más información comunícate por privado o por WhatsApp +1 602-295-9407 con uno de nuestros representantes quien te brindara toda la información que necesites al respecto, o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Richbell Meléndez. Laico católico dedicado tiempo completo al apostolado de la Apologética y subdirector de la Escuela de Apologética Online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Luz Ivonne Ream


Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO! Contáctanos por WhatsApp al + 1 602-295-9407 o búscanos en Google como: DASM Escuela de Apologetica online.En nuestra ansiada necesidad de sanar ipso facto, de tener paz interior, de resolver las cosas de manera casi inmediata, de obtener abundancia y felicidad a costa de lo que sea, son cada vez más las personas que caen en la tentación de creer -a ojos cerrados- en cosas como el tarot,la santa muerte, horóscopos, adivinación, plantas para el mal de ojo, amuletos para la buena suerte, angeloterapia, cuarzos de protección o para atraer el amor, etc. dándoles un poder sobrenatural sobre sus vidas.

 

Es decir, atribuyen su eficacia a la materialidad y/o a la persona sanadora, creyendo ciegamente que tienen sobre ellas el dominio de protegerlas, poder que no proviene precisamente de Dios. Estas prácticas y/o creencias contienen en sí mismas la habilidad de engañar haciendo sentir a quien acude a ellas un bienestar que solo será temporal.

 

La persona no se da cuenta de que lejos de acercarla a Dios, la aleja cada vez más de Él. Además pone su vida – física y espiritual- en enormes peligros. ¡Cuidado! Por superstición podemos caer en la superchería. Es decir, en el engaño total porque estamos viviendo una ceguera espiritual profunda.

 

Para entender mejor esto comencemos por definir lo que es la superstición: es la desviación del sentimiento religioso y de las prácticas que impone. Puede afectar también al culto que damos al verdadero Dios, por ejemplo, cuando se atribuye una importancia, de algún modo, mágica a ciertas prácticas, por otra parte, legítimas o necesarias. (CEC 2111)

 

La superstición es la negación de la potestad suprema de Dios. Independientemente de la fe que practiques, a todos nos rige un código moral.

 

Cumplir los Mandamientos conlleva creer firmemente que Dios es el Amo y Señor de mi vida y de todo y, por lo tanto, siempre cuida de mí y de lo mío, que es la autoridad suprema y el único dueño del destino de las personas. La práctica de algún tipo de superstición o de cualquier tipo de filosofía inmanente va contra esto.

 

Ni los cuarzos, ni las plantas, ni el feng shui, ni ninguna de las tendencias ni filosofías que el mundo nos ofrece y que están tan de moda ofreciendo bienestar fuera de dolor alguno van a tener más poder que Dios.

 

Si recurrimos a esas prácticas es justamente porque no confiamos en ese poder supremo. Aún más peligroso: estamos confiando en otro ser -aunque lo hagamos de manera inconsciente-, que a la corta o a la larga nos cobrará una factura muy alta.

 

Supe la historia de una señora con una familia por demás hermosa y unida. Iban todos juntos a misa cada domingo y tenían una fe que parecía muy sólida. Pasaron los años y a ella le dio el síndrome de “cursitis”, es decir, curso de superación personal o espiritual que encontraba, curso que tomaba.

 

Al principio todo iba bien. Con el paso del tiempo se llegó a creer que estaba tan bien, que poco a poco dejó de ir a misa, de rezar el Rosario y todas esas prácticas que tanto le gustaban antes. Si en algún momento elegía volver a rezar el Rosario solo lo usaba como mantra. De los demás sacramentos ni hablar. Ella decía que no los necesitaba.

 

Luego en su vida aparecen prácticas orientales como el yoga, de las cuales era una asidua practicante. Visitas a chamanes, amiga cercana y fiel creyente de seres que se dicen iluminados como René Mey, entre otros.

 

En su casa no podía faltar el cuadro de la Virgen de Guadalupe y una cruz, solo una porque tanta cruz traía “mala suerte”, decía. Eso sí, junto a la Virgen su elefante con la trompa parada y las plantas para ahuyentar las malas vibras y energías.

 

Hubo pocas prácticas esotéricas a las que ella no fuera o llevara a cabo. Por supuesto, en ese camino se llevó al marido y a sus 6 hijos.Fueron muchos años los que ella vivió así.

 

Esto es lo triste, que nadie nos advierte de lo malo que puede resultar abrir estas puertas que creemos inofensivas.

 

Esta señora tuvo una enfermedad de lo más dolorosa y triste. Dejó muchísimo dolor con su muerte. Después de que ella partió, su familia se desintegró. El esposo siguió el mismo estilo de vida que ella les trazó al final de su vida y también tuvo una muerte trágica.

 

¿Y los 6 hijos? Ninguno quiere saber de Dios. ¿Acaso Dios provocó que ellos murieran así o les castigó por desobedecer el Primer Mandamiento? No, no fue Dios…

 

Con estas cosas no se juega. ¿Quieres de verdad que tu vida cambie y esté llena de la verdadera abundancia? Acércate a Dios. Desátale las manos para que obre en ti, pero no le condiciones.

 

No ofendas a tu Creador con tu desconfianza creyendo en algo o en alguien más que en Él. No pongas tu confianza en cosas que no son precisamente de Dios.

 

¿Deseas para ti, algún favor, milagro o necesitas de algún bien material? Simplemente pídeselo con la certeza y confianza de que te dará aquello que tu alma -y tu vida- más necesite. Si solicitas con fe, Él te dará mucho más de lo que tu limitada capacidad pueda pedirle.

 

Decía san Juan de la Cruz: “Dios se nos da en la medida que esperamos de Él”. ¿Esperas mucho? Se te dará mucho, muchísimo. También san Francisco de Sales dijo: “La medida de la Providencia Divina para nosotros es la confianza que tenemos en ella”.

 

Si tú eres una persona de fe, no hace lógica decirle a Dios, “Sí, confío en Ti, pero no está demás ponerme este amuleto. Digo, por aquello de protegerme de las malas vibras”. 

 

Uno solo es el camino. Él lo dijo de sí mismo, “Yo soy el Camino, la Verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí”. Dios mismo dejó instituido cómo y cuál es la senda para llegar a Él.

 

Si eres una persona que haces todo por vivir en obediencia a Dios y cumplir sus mandatos, tendrás la Gracia y el Espíritu de discernimiento para darte cuenta de que no necesitas de protección externa alguna que no venga de Él porque de antemano estás bajo el cobijo y protección de su amor.

 

¿Quieres de verdad ser feliz, vivir una armonía y paz que jamás hayas experimentado, experimentar realmente la abundancia? Ya sabes el único Camino: conoce tu fe, practícala y te darás cuenta de que no necesitarás de nada ni de nadie más, solo de Él.


EVANGELIZA Y COMPARTE.Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online DASM. Para más información comunícate por imbox o por WhatsApp +1 602-295-9407 con uno de nuestros representantes quien te brindara toda la información que necesites al respecto, o búscanos en Google como: DASM Escuela de Apologetica online.Richbell Meléndez, laico católico dedicado a tiempo completo a la apologética y subdirector de la Escuela de Apologética Online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/



A lo largo de estos últimos casi 500 años desde que sucedió el milagro guadalupano (1521) han surgido personas que han querido negarlo, ese es el caso de uno de los primeros antiaparicionistas cuyas objeciones destacaron en la sociedad de su tiempo, y que hoy sigue recibiendo particular atención por parte de los estudiosos guadalupanos. Me refiero al cronista de Indias D. Juan Bautista Muñoz, quien escribió en 1794 una Memoria sobre las apariciones y el culto de Nuestra Señora de Guadalupe, en la cual, haciendo referencia al culto del Tepeyac dice (Memoria, no. 26):

"Condescendió Roma en cuanto pudo razonablemente, autorizando y extendiendo un culto muy general que contaba con dos siglos de antigüedad. El cual dado que a los principios engendrase alguna sospecha, respecto de los neófitos recién convertidos, es de creer se depuró en las siguientes generaciones, y fue siempre puro respecto de los españoles y sus descendientes en ambos mundos. Empezó sin duda a pocos años de la conquista de México. Alude a él Bernal Díaz del Castillo, uno de los conquistadores, y si bien escribía bastantes años adelante, pero habla como de cosa recibida y corriente por algún tiempo. El segundo arzobispo de México, don fray Alonso de Montúfar, que llegó a su diócesis por junio de 1554, ya encontró muy difundida la devoción a la Virgen de Guadalupe venerada en una ermitilla a donde acudía la piedad de los fieles con tales limosnas que le sufragaron para costear una decente iglesia, y consignar anualmente seis dotes de a trescientos pesos para casar huérfanas".

 

Vemos aquí a uno de los impugnadores de la aparición reconociendo y afirmando que el culto guadalupano no solo es anterior a 1556, sino también iniciado "a pocos años de la conquista de México", que muy bien pueden ser los 10 años que transcurren entre la caída de Tenochtitlán y las apariciones en el Tepeyac.

 

Es de hacer notar también que este impugnador menciona a el dominico Fray Alonso de Montúfar, que como sabemos fue el sucesor de fray Juan de Zumárraga (Primer Arzobispo de México) como alguien que ya encontró muy difundida la devoción a la Virgen de Guadalupe.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.



Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 




Richbell Meléndez. Laico católico dedicado a la apologética a tiempo completo y Subdirector General de la Escuela de Apologética Online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: P. Fernando Pascual L.C.

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Los hombres y mujeres de buena voluntad pueden hacer mucho para defender a los más débiles: pobres, enfermos, ancianos, “heridos por la vida”, niños, embriones y fetos.

Especialmente por este último grupo de personas, que son eliminados continuamente a través del aborto. Aborto que se produce en hospitales o en lugares carentes de toda higiene, o a través de píldoras “anticonceptivas” que tienen también efectos abortivos, o con el recurso a la espiral, tan difundida en muchos ambientes sociales.

La situación resulta sumamente grave, no sólo por los millones de seres humanos (hijos) que mueren con el aborto, sino por la multitud de adultos (sobre todo mujeres, pero también varones) y de médicos que son presionados a abortar o que aceptan el aborto como un hecho sin implicaciones éticas. Basta con leer el primer capítulo de la encíclica Evangelium vitae (1995) para vislumbrar la gravedad del momento que atraviesa la humanidad en estos años decisivos de su historia.

¿Qué podemos hacer para evitar tanta muerte? Existen caminos legales para detener la destrucción de embriones y fetos. Muchos países del mundo mantienen aún hoy leyes en favor de los niños, antes o después de su nacimiento. Algunas constituciones defienden la vida desde su concepción. Acuerdos internacionales (como la Declaración de los Derechos del Niño aprobada por la Asamblea general de las Naciones Unidas en 1959) hablan de la necesidad de proteger, también jurídicamente, a los niños tanto antes como después de nacer. En algunos países existen jueces, dotados de un valor ejemplar y con un profundo respeto hacia todo ser humano, que se enfrentan contra quienes promueven píldoras que pueden tener efectos abortivos.

Existen, además, caminos culturales para defender la vida. Se hace necesario estudiar más a fondo lo que significa ser hombres, el valor escondido en cada vida humana. Este estudio necesita el apoyo y la competencia de la biología y de la medicina, de lo que la ciencia nos permite ver en el maravilloso desarrollo de cada vida a partir del proceso de la fecundación. Necesita, igualmente, la luz de la filosofía: cada ser humano tiene un valor distinto, precioso, único, en el universo en el que vivimos. Ver a los embriones como números o como si fuesen de valor inferior a los huevos de una especie de tortugas en peligro de extinción significa no haber comprendido que cada vida humana vale infinitamente más que la altura de los cipreses y que el vuelo de las águilas imperiales.

Pero este trabajo cultural no basta. Lo que más ayuda a comprender y valorar cada vida humana es ese corazón de las personas que protagonizan, con mayor o menor conciencia, el milagro de la concepción: el padre y la madre. Ellos, sean jóvenes o maduros, ricos o pobres, conscientes o superficiales, se sorprenden un día con la noticia: hemos empezado a ser padres. Es una noticia a la que muchos no están preparados, que muchos temen, que muchos ven como una amenaza o una privación de la libertad.

¿Por qué un hijo es visto como un problema? ¿Por qué no es acogido si llega en un mal momento, o si es niña en vez de niño (como ocurre en lugares donde se abortan, de modo casi sistemático, a los embriones y fetos femeninos)? ¿Por qué algunos han promovido programas de diagnóstico prenatal para eliminar a miles de seres humanos que presentan problemas genéticos o defectos físicos?

Cambiar esta mentalidad tan difundida no es fácil. Hace falta volver a descubrir el verdadero sentido de la sexualidad y su relación con la paternidad y la maternidad. Eran enormemente sabias las familias de otros tiempos que aconsejaban a sus jóvenes no tener relaciones fuera del matrimonio. No pedían heroísmo, sino responsabilidad. No sólo para evitar algo que podría ser considerado como pecado o tabú, sino para reservar el acto sexual a aquel ámbito en el cual fuese más digno y justo estar abiertos a recibir nuevas vidas que pueden originarse desde un hombre y una mujer que se aman.

Otro aspecto sobre el que conviene insistir es el de la valoración de quien es diferente, el amor a quien no llega a los parámetros considerados “de normalidad”. A ese niño o niña que tiene una enfermedad genética. Al que no podrá ser eficiente en el trabajo. Al que no comprenderá bien las matemáticas o el inglés por su bajo nivel intelectual o por su situación de pobreza social. Al que no correrá nunca detrás de un balón. Al que no disfrutará de los colores o no podrá oír la última canción de moda. Cada “minusválido” vale como hombre y como mujer. Vale porque es invitado a la vida. Por eso nadie tiene derecho a quitarle el billete sólo porque no reúne unos parámetros de calidad exigidos por quienes disfrutan de un billete de primera clase.

Por último, y es lo más importante, hace falta redescubrir el sentido religioso de la vida. Cada hijo puede nacer gracias a un designio bellísimo que ha enriquecido al hombre y a la mujer con una sexualidad orientada a la apertura a la vida. A la vez, los padres saben que cada hijo encierra un misterio que escapa a su control; un misterio por el que ese niño se relaciona directamente con una dimensión superior. Saben que está encomendado a su cuidado y que, a la vez, camina hacia el encuentro con el Dios que ha creado el universo y da sentido y valor a cada existencia, aunque sea la de un pobre, un pecador o un enfermo incurable.

Estamos iniciando un siglo en el que las noticias nos hablan de miedos y atentados, de abortos y eutanasias. La historia verdadera, sin embargo, se escribe en silencio, cuando unos padres dicen sí a la vida, cuando un embrión es respetado como hijo, cuando Dios bendice el amor de unos jóvenes que prometen ser fieles, hasta la muerte, en su entrega mutua.

El mundo inicia un camino de esperanza con ese niño que llora ahora, cerca de mi casa. Un niño que me permite pensar que la vida sigue, como un milagro, como el primer día del camino humano en una tierra forjada bella por las manos de un Dios bueno y amante de la vida...

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

4 de agosto de 2021 - 6:20 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 7 de agosto de 2021 4:55 pm

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

 

Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

El 1 de agosto la Diócesis de Venado Tuerto en Argentina publicó una “oración” a la Pachamama, que suscitó la indignación de muchos católicos en redes sociales, lo que llevó a la eliminación de la misma y a que se emitiera una disculpa a medias.

 

“La pachamama es un símbolo de fecundidad, de la tierra y la sacralidad de la vida. Es un mito cargado de sentido espiritual (que) puede ser aprovechado”, decía el texto de la publicación que ya ha sido eliminada.

 

“Algunas fiestas religiosas contienen un significado sagrado y son espacios de reencuentro y de fraternidad. Estos son los nuevos caminos para la Iglesia y para el logro de una ecología integral. SP. Francisco. #somoscaritasarag #caritasvt #equipomagrevenadotueto”, agregaba.

 

La “oración” decía lo siguiente: “Dios te salve Pachamama, dulce fuente de vida nuestra, seas por siempre venerada. Bendito son (sic) los frutos de tu vientre, el pan nuestro de cada día, bendita seas hoy y siempre”.

 

“Mira con compasión, Santa Madre la humana jauría que te destruye por ambición. Bendita sea tu clemencia Pachamama. Tierra mía depredada por la demencia. Eres fuente de vida y alegría. Pachamama, tierra santa, Madre Santa, Virgen María”.

 

La publicación de la “oración” suscitó un masivo rechazo en redes sociales y su posterior eliminación.

 

El 3 de agosto, la página de Facebook de Cáritas Venado Tuerto publicó una disculpa a medias en la que señala: “Queremos pedir disculpas a quienes se sintieron ofendidos por nuestra publicación sobre la Pachamama, la intención se dirigía a comunicar nuestra comunión con Francisco” y lo que dice en la “exhortación apostólica Querida Amazonía” en los numerales 79 y 80.

 

El numeral 79 señala que “es posible recoger de alguna manera un símbolo indígena sin calificarlo necesariamente de idolatría. Un mito cargado de sentido espiritual puede ser aprovechado, y no siempre considerado un error pagano. Algunas fiestas religiosas contienen un significado sagrado y son espacios de reencuentro y de fraternidad, aunque se requiera un lento proceso de purificación o de maduración. Un misionero de alma trata de descubrir qué inquietudes legítimas buscan un cauce en manifestaciones religiosas”.

 

Mientras que la parte del numeral 80 citado en la publicación indica que “será sin duda una espiritualidad centrada en el único Dios y Señor, pero al mismo tiempo capaz de entrar en contacto con las necesidades cotidianas de las personas que procuran una vida digna”.

 

La “oración” a la Pachamama ya existía antes del Sínodo de la Amazonía, realizado en el Vaticano en octubre de 2019.

 

Durante el Sínodo, un ícono de madera que mostraba a una mujer embarazada y que luego fue identificado como la “Pachamama” suscitó la polémica al haber estado presente en diversos actos en los Jardines del Vaticano y en la Basílica de San Pedro.

 

El ícono también estuvo presente en el “Vía Crucis Amazónico” y en una muestra en la iglesia Santa María en Transpontina, muy cerca del Vaticano. En ese templo se realizaban a diario los llamados “momentos de espiritualidad amazónica”.

 

La polémica se agudizó cuando de la iglesia fueron robadas cinco de estas imágenes que fueron lanzadas al río Tíber, tras lo cual el Papa Francisco pidió perdón a quienes se sintieron ofendidos por lo ocurrido.

 

El Día de la Pachamama se celebra anualmente el 1 de agosto en comunidades quechua y aimara de los andes de Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú en honor a la que es considerada una deidad andina.​ En el norte de Chile la celebración toma el nombre de Qulqi Uru.

 

Actualización 7 de agosto 2021

 

ACI Prensa se comunicó con la Pastoral de Comunicaciones de la Diócesis el 4 de agosto y recibió una respuesta este sábado 7.

 

“La publicación a la que se refiere ha sido publicada por Caritas diocesana. Un organismo de esta Diócesis, pero que ha realizado tal acción de manera independiente como lo hace habitualmente. Ya se han expresado al respecto sobre este acto particular explicando sus intenciones y se han tomado las medidas pertinentes a tal efecto”, indicaron desde la diócesis.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

___________________

 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM