DASM Escuela de apologetica online

Banner dasm

RETP Apologetico en 7 minutos

 

 

MIRA VIDEOS GRATIS DE DEFENSA DE LA FE EN https://www.facebook.com/martinzavalapredicador/

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Cristo inauguró la Nueva Alianza para cumplir las Escrituras. La decisión de los apóstoles de instituir un nuevo sábado está en consonancia con lo que Cristo les enseñó. Entonces la Iglesia Católica debe ser fiel a esta tradición, de lo contrario no sería Apostólica.

 

“Por tanto, que nadie os critique por cuestiones de comida o bebida, o a propósito de fiestas, de novilunios o sábados.

Todo esto es sombra de lo venidero; pero la realidad es el cuerpo de Cristo.” (Colosenses 2, 16-17 Biblia de Jerusalén 1976)

 

Pero para responder a la pregunta del artículo debemos recordar primero la autoridad que Jesús les dio a los Apóstoles, porque fue la iglesia dirigida por los apóstoles la que consagró el primer día de la semana, el domingo, también conocido como el Día del Señor, como el día de adoración. de los primeros cristianos.

 

“«Yo os aseguro: todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo.” (Mateo 18, 18 Biblia de Jerusalén 1976)

 

A través de la autoridad dada a los Apóstoles, los primeros cristianos consagraron el domingo al Señor. Por lo tanto, el primer día de la semana se convirtió en el Día del Señor y un nuevo sábado, cuando tendrían lugar los servicios y celebraciones de la vida y resurrección de Cristo. Este hecho se refleja en muchos idiomas latinos en los que la palabra 'Domingo' proviene de la expresión latina Dies Domini , es decir, el Día del Señor, en contraposición al “Día del Sol”, como en otros idiomas, como el inglés.

 

“Caí en éxtasis el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como de trompeta, que decía: …” (Apocalipsis 1, 10 Biblia de Jerusalén 1976)

 

Es importante notar que la resurrección de Jesús y sus posteriores apariciones a los apóstoles siempre tuvieron lugar el primer día de la semana, el domingo. De hecho, las Escrituras no registran ninguna aparición en el día de reposo después de la resurrección (Mateo 28, 1 ; Marcos 16, 2 y 9 ; Lucas 24, 1 ; Juan 20, 1 y 19). Más bien, Jesús se apareció a sus discípulos cuando estaban reunidos para orar y adorar.

 

“Jesús resucitó en la madrugada, el primer día de la semana, y se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios.” (Marcos 16, 9 Biblia de Jerusalén 1976)

 

Hay varias evidencias bíblicas de que la Iglesia primitiva celebró la Eucaristía (Fracción del pan), escuchó la predicación e incluso hizo colectas para la Iglesia en sus reuniones el domingo, el primer día de la semana. Aquí hay algunos ejemplos del Nuevo Testamento:

 

“El primer día de la semana, estando nosotros reunidos para la fracción del pan, Pablo, que debía marchar al día siguiente, conversaba con ellos y alargó la charla hasta la media noche.” (Hechos 20, 7 Biblia de Jerusalén 1976)

 

“Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros reserve en su casa lo que haya podido ahorrar, de modo que no se hagan las colectas cuando llegue yo.” (1 Corintios 16, 2 Biblia de Jerusalén 1976)

 

También vemos que los apóstoles y otros discípulos se reunieron para orar y adorar el primer día de la semana, cuando el Espíritu Santo descendió sobre ellos un domingo en la fiesta de Pentecostés, cincuenta días después del sábado de Pascua (Hechos 2, 1). .

 

Algunas personas pueden argumentar que el "partimiento del pan" era solo una comida ordinaria, a menudo compartida entre los judíos, y no una celebración conmemorativa de la Última Cena, como lo ordenó Jesús mismo: "Haced esto en memoria de mí" (1 Cor. 11, 24). Pero tal punto de vista puede descartarse fácilmente cuando varios pasajes se interpretan juntos. También debemos considerar que Jesús no solo ordenó a los apóstoles que lo hicieran en su memoria, sino que también prometió que “Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga. ". (1Cor 11, 26)

 

Así, las Escrituras dicen que "Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones. ". (Hechos 2, 42). La Biblia también proporciona una evidencia impresionante de que los apóstoles, como los primeros cristianos, veían la celebración del partimiento del pan como una verdadera participación en la sangre y el cuerpo de Cristo.

 

“Por eso, queridos, huid de la idolatría. Os hablo como a prudentes. Juzgad vosotros lo que digo. La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan.” (1 Corintios 10, 14-17 Biblia de Jerusalén 1976)

 

La fracción del pan no era una comida "común" compartida por la congregación. También podemos encontrar testimonio en la literatura patrística de como los cristianos de los primeros siglos celebraban la eucaristía los domingos y no el sábado.

 

La Didaché o doctrina de los doce apóstoles (65 – 80 d.C.)

 

En este documento escrito entre el año 65 y 80 de la era cristiana. Encontramos una breve mención a la celebración continua de la Eucaristía durante cada día del Señor, como el sacrificio perpetuo agradable a Dios profetizado por el profeta Malaquías:

 

“Reunidos cada día del Señor, romped el pan y dad gracias, después de haber confesado vuestros pecados, a fin de que vuestro sacrificio sea puro.

Todo aquel, empero, que tenga contienda con su compañero, no se junte con vosotros hasta tanto no se hayan reconciliado, a fin de que no se profane vuestro sacrificio.

Porque este es el sacrificio del que dijo el Señor: En todo lugar y en todo tiempo se me ofrece un sacrificio puro, porque yo soy rey grande, dice el Señor, y Mi nombre es admirable entre las naciones (Malaquías 1,11)” (Didaché, XIV,1-3)

 

Del mismo modo San Ignacio de Antioquia (107 d.C.) Quien fue discípulo de Pedro y Pablo, segundo obispo de Antioquia es mas enfático en aclarar que los cristianos no guardan el sábado sino que vivimos el domingo.

 

“Ahora bien, si los que se habían criado en el antiguo orden de cosas vinieron a la novedad de esperanza, no guardando ya el sábado, sino viviendo según el domingo, día en que también amaneció nuestra vida por gracia del Señor y mérito de su muerte, misterio que algunos niegan, siendo así que por él recibimos la gracia de creer y por él sufrimos, a fin de ser hallados discípulos de Jesucristo, nuestro solo Maestro, ¿Cómo podemos nosotros vivir fuera de Aquel a quien los mismos profetas, discípulos suyos que eran ya espíritu, le esperaban como su Maestro?. Y por eso, el mismo a quien justamente esperaban, venido que fue, los resucitó de entre los muertos…Absurda cosa es llevar a Jesucristo entre vosotros y vivir judaicamente. Porque no fue el cristianismo el que creyó en el judaísmo, sino el judaísmo en el cristianismo, en el que se ha congregado toda lengua que cree en Dios” (Carta a los Magnesios, IX; X,3.)

 

Así, la Iglesia Católica continúa la tradición apostólica de la Celebración de la Partición del Pan, la Eucaristía, en el Sacrificio de la Santa Misa, que aunque se celebra diariamente, es obligatoria solo los domingos.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Libros más recomendados

Please update your Flash Player to view content.