Respuestas Catolicas Inmediatas

El mejor libro para saber defender la fe Respuestas Catolicas Inmediatas

 

 

MIRA VIDEOS GRATIS DE DEFENSA DE LA FE EN https://www.facebook.com/martinzavalapredicador/

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los testigos de Jehova


Una de las grandes verdades que compartimos todos los cristianos es el hecho de amar y conocer a Dios como la Santisima Trinidad. Catolicos, protestantes, evangelicos... creemos que la Biblia y la historia nos muestran claramente este verdad. Sin embargo los T.J. al ir casa por casa como expertos en "novedades" afirman lo contrario. Estudiemos profundamente la Biblia y la historia para dar una respuesta a el error que van divulgando.


 

 

Afirman, los Testigos de Jehová (TdeJ), ser monoteístas a 'ultranza' pues dicen creen en un Dios único, omnipotente, omnipresente y eterno. Pero, cabe aclarar, que la visión que de Dios tienen es de tipo unitario, en el sentido de 'unidad' (como en el Islam) motivo por el cual rechazan absolutamente el Misterio de la Santísima Trinidad. En realidad, diríamos que su doctrina sobre Dios se asemeja (¿fue copiada?) a la antigua herejía arriana, que si bien admitía la existencia de un Dios único y eterno, rechazaba la eternidad y divinidad de Cristo y del Espíritu Santo, quienes eran criaturas inferiores a aquél.

Suelen fundamentar tal rechazo en la (supuesta) dificultad que existe en explicarla o en la confusión que generalmente ello provoca, lo que los lleva a considerarla una doctrina de origen satánico: "Nunca existió una doctrina más engañosa que la de la Trinidad. Semejante doctrina no pudo haber tenido otro origen que la mente de Satanás, el Diablo" (Rutherford en Reconciliación, pág. 101). También Russell, su fundador, se refirió al tema manifestando: "La doctrina de la Trinidad es increíble y nadie puede dar crédito a la misma, puesto que en el verdadero sentido de la palabra nadie puede tampoco creer lo que es en si incompatible" (en 'The Atornement Between God and Man', pag. 64).

Afirman que el misterio Trinitario procede de las mitologías paganas especialmente de las babilónicas, asirias y egipcias, por lo cual suelen utilizar frases despectivas cuando hacen referencia del mismo. En tal sentido, en su libro 'Apocalipsis...¡se acerca su magnífica culminación!' escriben los siguiente: "El concepto de Trinidad viene de la antigua Babilonia, donde se adoraba como tríada al dios solar Shamash, el dios lunar sin y el dios astral Istar. Egipto siguió el mismo modelo de adorar a Osiris, Isis y Horus. Al dios principal de Asiria, Asur, se le representaba con tres cabezas. En las Iglesias católicas se encuentran imágenes que siguen el mismo modelo y pintan a Dios con tres cabezas...." (libro citado, pág. 250). Todas estas afirmaciones además de ser gratuitas y arbitrarias, son absurdas, no sólo porque demuestran un gran desconocimiento de las religiones de la Antigüedad, sino que en realidad ignoran el fundamento mismo de la doctrina trinitaria. Aclarando los terminos y conceptos

Dejando de lado todo intento de contrarrestar el argumento demonizador que suelen utilizar para explicar lo que no entienden (tanto por parte de los TdeJ como por otras sectas) ya que ello demuestra que en realidad se carece de verdaderas 'razones argumentativas' para rechazar tal o cual doctrina, si lo haremos respecto de los ejemplos dados por el cuerpo gobernante del jehovismo para explicar la S. Trinidad.

En un principio, cabe afirmar que los mismos no resultan válidos para ser aplicados al Misterio Trinitario, por cuanto cada uno de los dioses que adoraban aquellas antiguas civilizaciones (babilonia, asiria o egipcia) eran independientes u opuestos uno del otro, es decir, tenían porciones de divinidad y no la divinidad entera como es el caso de la Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y un solo Dios Verdadero), por lo que en ningún caso estamos ante situaciones siquiera semejantes al Dios Trino en el que creemos. En tal sentido, los cristianos creemos que Dios es 'Uno', porque así se desprende de las enseñanzas bíblicas que se refieren a un Dios único, pero no de una 'unidad' a secas como lo demostraremos más adelante.

La confesión en la existencia de un Dios 'Unico' pero Trino a su vez, es esencial en la comprensión cristiana de Dios y lo que la diferencia de las demás religiones.Fundamentalmente la confesión del Dios 'Uno y Trino' implica la existencia de un Dios único en su naturaleza (Divina) pero con Tres Personas distintas, unidas entre sí consubstancialmente, esto es, con la misma sustancia y esencia, co-eternas y co-iguales, no creadas y omnipotentes.

Cabe aclarar, que si bien cada una de las personas que integran la Trinidad tienen el mismo poder, sabiduría, grandeza, santidad, etc., sin que ello implique división ni confusión entre ellas (cfme. Jn, 10,30; 10,38; 14,10-11; 1Cor. 2,10-11; 1Jn. 5,7-8), hay actividades que pueden ser atribuidas con mayor propiedad a una de ellas que a las otras, sin que ello implique que una actúa independientemente de las otras dos.

 

Por ejemplo:

A Dios Padre: la creación; a Dios Hijo: la redención y a Dios Espíritu Santo: la santificación, pero siempre dejando bien aclarado que se trata de un solo Dios verdadero. También es muy común observar como los jehovistas suelen confundir los términos utilizados en la Biblia. Ello ocurre en el entendimiento que tienen respecto a que el Hijo fue 'engendrado' por el Padre. En tal sentido, sostienen que cuando el Padre 'engendra' al Hijo se trataría de la primera creación de Dios, por lo que sostienen que el Hijo tiene una condición divina inferior al Padre por no ser eterno.

En realidad, cuando se afirma que el Dios-Hijo procede o es 'engendrado' por el Dios-Padre no significa un acto de creación posterior en el tiempo por parte de éste último, sino una prioridad de origen (y no de tiempo) y esa diferencia de origen no afecta la simultaneidad (eterna) del Hijo respecto del Padre (Cfme. Sal. 2,8; 1Jn. 1,3; 5,5) ni su condición o naturaleza divina semejante al Padre. Parece difícil de comprender pero no lo es tanto, por lo que para ilustrarlo mejor vayamos a un caso práctico

El sacerdote jesuita Jorge Loring, en su artículo ¿Porqué los Testigos de Jehová niegan la Trinidad?, explica este asunto de la siguiente manera: "Si yo enciendo la luz de mi cuarto, de noche, veo simultáneamente mi mano y la sombre de ella sobre la mesa. La sombra está originada por mi mano, pero veo las dos simultáneamente. No hay prioridad de tiempo. La sombra y la mano aparecen ante mis ojos simultáneamente, aunque la sombra está originada en la mano.Los testigos de Jehová que no creen que el Hijo sea Dios como el Padre, engañan a los incautos que les escuchan diciendo que si el Hijo es engendrado por el Padre es posterior al Padre y no eterno como El.

Es que ignoran la distinción filosófica entre prioridad de origen y de tiempo. Por ejemplo: el fuego da origen a la luz; pero la luz no es posterior al fuego, sino que surge simultáneamente con el fuego. Lo mismo ocurre en Dios con el Padre y el Hijo". Es decir, si hacemos el intento y encendemos una lámpara veremos que en el mismo instante aparece la luz, la sombra y si acercamos nuestra mano a la bombilla, también tendremos calor, así de simple. En ese mismo y único acto tenemos tres fenómenos físicos simultáneos: la luz, la sombra y el calor; y de esa manera puede ser comprendido el acto generador que se produce en el interior mismo de la Santísima Trinidad.Por su parte, el gran escritor inglés C.S. Lewis, en su libro 'Cristianismo....¡y nada más! afirmaba:

"Engendrar es llegar a ser padre; crear es hacer. Y la diferencia es ésta. Cuando engendramos, engendramos algo que tiene la misma naturaleza nuestra. Un hombre engendra seres humanos; un castor engendra castorcitos y ave empolla huevos que llegarán a ser pollitos. Pero cuando hacemos algo, hacemos algo diferente a nosotros: no tiene nuestra misma naturaleza.....Lo que Dios engendra es Dios, así como lo que el hombre engendra es hombre. Lo que Dios crea no es Dios, así como lo que el hombre hace tampoco es hombre. Por eso los hombres no son hijos de Dios como sí lo es Cristo. En cierta forma los hombres pueden parecerse a Dios, pero no son de la mima clase. Somos como estatuas o retratos de Dios.... el hombre, tiene la 'configuración' o semejanza con Dios, pero no tiene la clase de vida que Dios tiene. Todo lo que Dios ha hecho tiene alguna semejanza con El.... Un hombre engendra un hijo, pero sólo hace una estatua. Dios engendra a Cristo, pero sólo hace hombres. Con esto he ilustrado sólo un punto en cuanto a Dios, o sea que lo que Dios el Padre engendra es Dios, algo de la misma clase que El mismo.

 

Origen de la palabra Trinidad

Antes de ingresar a las Sagradas Escrituras, corresponde que efectuemos una breve explicación del origen de la palabra Trinidad.Curiosamente, en la revista 'Atalaya' del 15/5/02, bajo el título "La paradoja de Tertuliano' (p. 29), los TdeJ afirman (sustancialmente) que su origen se remonta al s. II d.C., cuando Tertuliano desarrolló el concepto 'una sustancia, tres personas'. Culpan de ello a la influencia que en él ejerció la filosofía griega, esto es, del mundo, y por ende, de 'enseñanzas de los demonios'. Mas allá de estas afirmaciones, la palabra Trinidad sólo es un término utilizado para identificar la verdad de que "El Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y, sin embargo, no hay tres Dioses sino uno solo" (cfme. credo Atanasiano), y esto es lo que enseña la Iglesia, basada en la revelación, en relación a la naturaleza de Dios.

En consecuencia, si atendemos a los argumentos del jehovismo, cabría preguntarse ¿es que aceptable creer que de buenas a primera se le ocurrió un buen día a un tal Tertuliano (uno de los Padres latinos de la Iglesia, por cierto) formular la teoría: 'una sustancia tres personas', logrando fácil y graciosamente imponer 'la novedad' a toda la cristiandad? ¿No será que en realidad los Cristianos desde los tiempos apostólicos ya se encontraban familiarizados con la doctrina Trinitaria y sólo encontraron una manera mas eficaz de ser explicada, más allá de las diversas fórmulas que aparecen en las Sagradas Escrituras?. Creemos que por allí vienen las cosas.

 

La Trinidad en las Sagradas Escrituras

Como dijimos anteriormente, los Testigos de Jehová niegan que la doctrina trinitaria exista a lo largo de la Biblia, por lo que intentaremos ahora demostrar la falsedad de tal afirmación. En primer lugar, debemos considerar el claro texto inserto en Mateo 28,19, cuando Jesús dijo: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" (Biblia de Jerusalén – BJ).

Releyendo este versículo nos preguntamos, ¿puede concebirse la existencia de tan explícito mandato de ir bautizando en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y que éstas no tengan identidad de naturalezas entre sí?, porque, si existiera diferencia de grados entre ellas ¿como entender que se ordena el bautismo bajo el nombre de la tres?. ¿cómo comprender que dicho mandato de ir a bautizar lo sea en 'el nombre de', esto es, un mandato que implica singularidad (en el nombre de) pero que a su vez pluralidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo)?.

Evidentemente este mandato expone claramente la Divinidad de las Tres Personas como su unidad de naturaleza. Si así no lo fuera, ¿qué sentido tiene el mandato de ir a bautizar en el nombre de las tres?, en todo caso, hubiera sido formulado bajo el nombre de aquel que tuviera naturaleza de orden superior.

Así, en el caso de los Testigos, solo bautizarían en el nombre de Jehová, puesto que sólo Él (dicen) es Dios, y tanto Cristo como el Espíritu Santo son el resultado de su creación y por ende, de naturaleza inferior. Pero no lo hacen asi. Con eso estan aceptando a la Trinidad.

Además, y como ya lo hemos expuesto, si bien es cierto que la palabra Trinidad no aparece en el texto bíblico (sin que ellos sea un impedimento para verla claramente explicitada en diversos pasajes de la Biblia), ¿donde aparece el término 'unidad' para serle atribuida a Dios?,... en ningún lado por supuesto. a) La Trinidad en el Antiguo Testamento Aquí sólo encontramos prefigurada o tímidamente apuntada la doctrina Trinitaria, ya que su plena revelación se produjo con la venida del Mesías, como se puede corroborar a lo largo del Nuevo Testamento.Como decíamos, la prefiguración Trinitaria en el Antiguo Testamento podemos encontrarla en diversos textos, como ocurre en el siguiente:

"Y dijo Dios: 'Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como a semejanza nuestra,.... Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creo, macho y hembra los creó" (Gen. 1,26-27 - BJ). De estos versículos se desprende que Dios habla consigo mismo, pero como si en su intimidad hubiera pluralidad, sin que la pluralidad rompa o menoscabe al 'Dios único' revelado al Pueblo de Israel. Así ocurre cuando Dios crea al Hombre (singular), pero lo crea macho y hembra (plural), es decir, sin que ante la presencia de lo plural (macho y hembra) aquella singularidad (Hombre) se pierda. Por ello puede afirmarse que el carácter del Dios 'Uno', no excluye la pluralidad de su intimidad, como lo explica la doctrina de la Santísima Trinidad.

Así ocurre en el capítulo 18 del Génesis, donde Yahveh se presenta a Abraham junto a otros dos hombres (v. 1-3) y que según se desprende del capítulo 19 se trata de dos ángeles, aunque los primeros autores cristianos vieron aquí insinuada la S. Trinidad. En esa línea, podemos citar los siguientes versículos: '¡He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal!..." (Gen. 3,22 - BJ); "Y percibí la voz del Señor que decía:

'¿A quien enviaré? ¿y quien irá de parte nuestra?'" (Is. 6,8 - BJ) Por otro lado, existen aquellos textos bíblicos que nos muestran lo 'uno' y lo 'plural' a la vez, sin que esa diversidad provoque contradicción entre ellas sino todo lo contrario, como ya lo hemos explicado. Veamos: "Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (Gen. 2,24 – BJ)"Júntalos el uno con el otro de suerte que formen un solo leño, que sean una sola cosa en tu mano" (Ez 37,17 – BJ) "...y dijo Yahvéh: 'He aquí que todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje.... Ea, pues, bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje, de modo que no entienda cada cual el de su prójimo"

(Gen. 11,6-7 – BJ), entre muchos otros.En el caso de los textos de Gén. 20,13 y 35,7 en los originales se utiliza la palabra Elhoim para designar a Dios y el origen o raíz de Elhoim significa 'dioses'. Si tenemos presente el 'celo' guardado por los Judíos respecto a la revelación dada a Israel por parte del Dios 'Unico', tal expresión sólo puede comprenderse en el sentido de un Dios único pero plural en su interioridad, lo que desde los primeros siglos los judeocristianos de entonces consideraban una prueba irrefutable de la doctrina trinitaria.Otros versículos con las características que brevemente hemos desarrollado precedentemente son: Gén. 1,26; 11,5-9; 3,22; 20,13 y 35,7; Jos. 24,19, Ez. 37,17, Sab. 9,17; etc. b)

 

La Trinidad en el Nuevo Testamento

Como ya lo hemos afirmado, si en el Antiguo Testamento se esboza tímidamente la doctrina Trinitaria, ella se revela con plenitud en el Nuevo Testamento: Así, a lo largo de la vida de N.S. Jesucristo, hay tres momentos 'claves' donde se expresa la profesión de Fe en la Trinidad. 1) al momento del bautismo en el Jordán y comienzo de su misión pública: "En cuanto salió del agua vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en forma de paloma, bajaba a Él. Y se oyó una voz que venía de los cielos: 'Tu eres mi Hijo amado, en ti me complazco" (Mc. 1, 9-11 - BJ) 2) después de su resurrección y ascensión al cielo, Jesús revela explícitamente el misterio de la Trinidad mediante un mandato bautismal confiado a sus apóstoles: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28, 19-BJ). 3) en el discurso pronunciado en la última cena: "Creedme: yo estoy en el el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras.... Si me amáis, guardaréis mis mandamientos; y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad..." (Juan 14, 11-17)

Como puede verse, Jesucristo, al revelarnos su identidad nos permite ver a Dios como comunidad de Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

A continuación ofrecemos una síntesis de algunos de los textos bíblicos donde podemos ver manifestada la doctrina Trinitaria. Evangelios

El Bautismo de Jesús (Mt. 3, 13-17; Mc. 1, 9-11; Lc 3, 21-22)
La anunciación (Lc. 1, 31-35; 3, 21-22)
La última cena (Jn. 14, 11-17; 26; Jn. 15, 26)
Mandato bautismal (Mt. 28,19)
Hechos de los Apóstoles--el don del Espíritu Santo (Hch 2,33)
Cartas apostólicas 2 Cor 13,13 - Ef. 5,18-20 - Heb. 9,14 - 1Pe 1,1-2
Dios Uno (en esencia): Mc. 12, 29; 1Cor 8, 4-6; 1 Tim. 2, 5; Rom. 3, 29-30; Hech. 14, 14 y ss y 17, 24 (en concordancia con Dt. 4,35; 6,4 y 52,39; Is 45,5 y 45,5; Jer. 16, 19-21; Sal. 115, 1-8; etc.)
Dios Trino (en cuanto a Personas): Mt. 28,19, también explícita o implícitamente en: Mt. 11,25; 16,16; Jn 1,1,14,18; Jn. 2,6; 8,58 y 17,5; 1Cor. 9, 19-20; 2, 10-11; Hech. 5, 3-4.
Las Tres Personas son eternas : Jn. 1,1-2; 8,58 y 17,5. e iguales entre sí : Jn. 10,30; 16,15; 17,10.
El Padre es Dios: Jn 5,18; 20,17.
El Hijo es Dios: Jn. 1,1; 5,20; 10,30-33;12,9-11; 14,9; 16,15; 19,7;Fil. 2,6; 1Jn 5,20.
El Espíritu Santo es Dios: Jn. 14,26; Hch. 5,3-4

NOTA: Cabe aquí aclarar un texto muy utilizado por los T.deJ. inserto en Jn. 14,28, especialmente cuando Jesús dice que "...el Padre es más que yo". Aquí Nuestro Señor se refiere a su naturaleza humana y no a la divina –que es igual al Padre-, y no como nos quieren hacer creer los TdeJ en cuanto a que Cristo reconoce que es inferior al Padre.

En fin, son muchos los aspectos desde los que puede ser respaldadar la doctrina Trinitaria, como es el caso de los atributos o las características de las Tres Personas Divinas, lo cual ha sido profusamente desarrollado doctrinalmente por la Tradición y por el Magisterio de la Iglesia, pero dichas cuestiones será tratadas cuando analicemos la visión del Jehovismo respecto a cada una de ellas en particular.

 

Desde los primeros años ya se creia en la Trinidad

Cuando los primeros Padres de la Iglesia decidieron tomar elementos de la filosofía griega a los fines de precisar la formulación de la doctrina Trinitaria, sólo tomaron elementos propios de la filosofía como los son el concepto de 'sustancia y persona', pero nada había en dicha filosofía que explicara en sí misma la doctrina Trinitaria (que es bíblica) ya que la misma le era absolutamente ajena y desconocida. En consecuencia, mal puede sostenerse que dicha doctrina haya sido una mero invento con bases en la filosofía.

A su vez, resulta lejos de ser cierta la afirmación vertida en cuanto que confesión de fe en la Trinidad era desconocida para los primeros cristianos . Ello lo vemos reflejado en los testimonio de los mártires, como el de Policarpo de Esmirna (discípulo de los apóstoles especialmente de San Juan) quien confesaba su fe en la Trinidad (+ año 155 d.C), también en las actas del martirio de Justino (+ año 165 d.C.), en la profesión de fe de Apolonio (fallecido en los tiempos del emperador romano Cómodo -año 180-192 d.C-), o en la de un discípulo de Policarpo, Ireneo de Lyon(+ 202 d.C.), principalmente en su obra 'Adversus Hareses'.

También Ignacio de Antioquía (+ 117 d.C), en sus cartas a los Efesios y a los Magnesios (escritas con motivo del surgimiento de toda clase de herejías negadoras de la condición de Cristo como Hijo de Dios) puede verse su profesión de Fe en la Santísima Trinidad.Por otro lado, y antes que Tertuliano (180-240 d.C.) utilizara la palabra latina Trinitas para identificar la fórmula trinitaria 'Dios uno y Trino', encontramos el mismo intento en Teófilo de Antioquía (año 180 d.C) quien usando la palabra griega Trias afirmaba 'la Trinidad de Dios (el Padre), su Palabra y su Sabiduría".

Además, el hecho de que los escritos de estos dos autores sean los más antiguos en donde se utiliza la palabra 'Trinidad', ello no implica que sean los únicos, es decir, que no se hubiera utilizado con anterioridad (dado que muchas obras se han perdido), ni que haya sido un invento de éstos y menos aún, que resultara una doctrina extraña para los antiguos cristianos.

Por el contrario, son las afirmaciones vertidas por los T.deJ las que están, diríamos, 'en el aire', esto es, sin ningún tipo de fundamento bíblico, ni teológico, ni constancia histórica alguna que las avale, salvo –claro está- si se consideraran las doctrinas producidas por las diversas herejías trinitarias que por aquellos años surgieron por doquier (vgr. 'el monarquianismo', 'el modalismo (o sabelianismo)', 'el subordinacionismo o arrianismo', 'el macedonianismo', etc.)
En consecuencia, resulta evidente que para el mundo cristiano de la antigüedad no era desconocida la doctrina de la Santísima Trinidad como nos quieren hacer creer los T.de J.

Ello también se ve corroborado –además de las constancias bíblicas y de el testimonio de los mártires y Padres de la Iglesia- por la diversas fórmulas bautismales utilizadas por los primeros cristianos (todas bajo la guía de la fórmula inserta en Mt. 28,19) o en las diversas doxologías o expresiones de alabanza que, en el A.T. únicamente iban únicamente dirigidas a Dios (vgr. 1 Crónicas 16,38 o Salmo 103,32, entre otras) y que en el Nuevo Testamento se dirigen no sólo al Padre sino al Hijo (2 Timoteo 4,18; 2 Pedro 3,18; Apocalipsis 1,6; Hebreos 13,20-2) o en conjunción con el Hijo (Ap. 5,13 o 7,10), etc. Esto nos permite ver como la Trinidad era reconocida y alabada como el Dios Verdadero revelado por Jesucristo.

Por todo ello, lo único que tanto Tertuliano como Teófilo hicieron fue la de precisar tal doctrina, identificando como 'Trinidad' a las Tres Personas Divinas que claramente se enseña a lo largo de las Escrituras, o en su caso, intentar explicarla con argumentos extraídos de la filosofía, pero bajo ningún aspecto es admisible aceptar que tal doctrina es una creación meramente filosófica o mundana. Por último, en el Concilio de Nicea (año 325 d.C.) convocado por el papa San Sivlestre se formuló el símbolo o credo niceno que dice:

"Creemos en un solo Dios omnipotente.... y en un Señor Jesucristo Hijo de Dios, nacido unigénito del Padre, es decir, de la sustancia del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios Verdadero de Dios verdadero, engendrado, no hecho, consubstancial al Padre...."En el año 381(d.C.), el papa San Dámaso convocó un nuevo concilio conocido como el Primero de Constantinopla, donde –entre otras cuestiones- se perfeccionó el credo niceno, conocido como credo niceno-constantinopolitano". En el año 553 (d.C.), el papa Virgilio convocó el Concilio Segundo de Constantinopla, confirmando la doctrina Trinitaria definida en los dos concilios anteriormente citados

Para profundizar sobre la doctrina Trinitaria, encontraremos en el Catecismo de la Iglesia Católica, a partir del parágrafo: 232 y ss., una excelente herramienta de estudio, ya que posee una amplia explicación que no deja de lado ninguno de sus aspectos.No queremos finalizar el presente sin antes elevar una plegaria de alabanza a la Santísima Trinidad:

"Gloria a Dios, Padre Poderoso; A su Hijo, Jesucristo del Señor, y al Espíritu Santo que habita en nosotros, por los siglos de los siglos. Amén. "Dios te siga bendiciendo.

Para profundizar este tema te recomiendo los libros:

 

Por Gabriel E. Fandino

 Como Responder a los testigos de Jehova - Martin Zavala   
 Yo Fui Testigo de Jehova 2 CD's - Antonio Carrera 
 

 

Si eres católico, no olvides que como cristianos que somos, debemos de buscar como renovar nuestra vida en Cristo(Jn 15,1-7) e impulsar nuestro apostolado para traer a mucha gente a los pies de Jesucristo(Mt 28,18-20) y no dejar esa labor a las sectas o iglesias protestantes que no poseen la plenitud de los medios de salvación.

Si eres evangélico, mormón o testigo de Jehová te invito a que conozcas en serio lo que es la fe cristiana(Ef 4,13), la BIblia(2 Tes 2,15) y la Iglesia de Cristo(Ef 5,25). Estudia la historia del cristianismo y ora para que Dios siga actuando en tu vida. Dios te ama y espera en el redil de plenitud que ha dejado: La Iglesia católica(Mt 16,18).

Yo simplemente deseo cumplir la voluntad de Dios en plenitud.(Mt 7,21-23) ¿Y usted...?


 Recuerda que debes de luchar por conocer, vivir,predicar,celebrar y defender tu fe para ser un auténtico cristiano.


 

 

Libros más recomendados

Please update your Flash Player to view content.